No al TTIP

Cita del Día

No sé por qué Estados Unidos piensa que tiene que recorrer el mundo 
obligando a la gente a tomar nuestra forma de gobierno a punta de pistola. 
Cuando se tiene algo realmente bueno, 
no necesitas imponerlo a la gente porque ¡ Te lo roban!
- Dick Gregory

El empeño de EEUU por demonizar cualquier forma de socialismo es porque sería inmediatamente imitado por el resto de naciones. 

Por ello si no puede derrocarlo, emplea todas las formas de guerra económica como sanciones, bloqueo o  ausencia de inversiones para frenar su progreso y así hacer que parezca que este tipo de políticas es un fracaso.

Al primer y único país comunista al que se le levantó el bloqueo y todo tipo de restricciones con el sucio fin de tener mano de obra barata para sus corporaciones, fué a China y en tres décadas se ha convertido en la 1ª potencia económica del mundo.


Armak de Odelot

-----------------------------------------------------------------------------


La MISIÓN de los MEDIOS 

no es la de ser PALMEROS ni PREGONEROS de los GOBIERNOS 

sino la de ser CRÍTICOS con lo que hagan los MISMOS 

así como OFRECER una VERSIÓN ALTERNATIVA y VERAZ 

cuando la REALIDAD sea DIFERENTE 

a la VERSIÓN OFICIAL con la que nos quieren hacer COMULGAR








domingo, 27 de diciembre de 2015

NO SABEN los PAPONES del PSOE q su supervivencia pasa x la de Pedro Sanchez y la de éste por un pacto de izquierdas




La única posiblidad que tiene el PSOE de subsistir es llegar a un acuerdo con otras fuerzas de la izquierda sino quedará marcado para siempre con el sello de la casta y su denostado son lo mismo.
LO QUE NO SABEN los PAPONES (barones) del PSOE 
es que su supervivencia pasa por la de Pedro Sanchez 

Ya es de dominio público que la parte más rancia del PSOE, aquella que defiende las puertas giratorias, el TIIP, las guerras de la OTAN y al estado terrorista de Israel y sus políticas expan-sionistas en el mundo, representa y son la misma casta que el PP. 

Por eso, si alguna oportunidad tiene de seguir en el candelero de la política nacional pasa por la renovación que encarna Pedro Sánchez y a éste solo le puede salvar de su caída... un posible pacto con Podemos que revitalice la paupérrima democracia que tenemos y que languidece con la austeridad y las políticas sociales y represivas del PP.

Un pacto de estado entre las fuerzas progresistas para formar gobierno no sólo es necesario sino que es posible. 

Bastaría con un consenso de mínimos sobre una hoja de ruta para dos años de legislatura y después convocar elecciones.

  Este consenso de mínimos yo los resumiría en:

Reforma de la ley electoral

Reforma Urgente de la JUSTICIA

Ley de Emergencia Social

Derogación  de la Reforma Laboral, 

ley Mordaza y artículo 135 de la Constitución

Ley para prohibir las puertas giratorias

Oposición total a TIIP en Europa

Cabrían algunos más de índole social aunque éstos serían los más urgentes.

Tras dos años de legislatura que consoliden ésta reconquista de los derechos perdidos se convocarían nuevas elecciones tras las cuales y con un nuevo parlamento más representativo y democrático se procedería a la reforma ineludible de la constitución.

Tanto al PSOE si quiere sobrevivir como a PODEMOS, les interesa formar gobierno... a los primeros para sobrevivir y a los segundos para consolidarse y ganarse la confianza de aquellos ciudadanos que aún lo ven con recelo y pánico.

Si ésto sucediera, los nacionalistas de ERC como los de PNV se unirían a él sin necesidad de convocar ningún referéndum.

Bastaría con dejarlos hacer, sin más demandas judiciales tipo PP, de tal manera que la resolución del caso catalán se pospondría a una nueva constitución. 

Los dos años de legislatura, serían los mismos años que calculan los independentistas catalanes para su proceso de independencia. ( Eso suponiendo que la CUP termine apoyando la investidura de Mas)

Es un pacto en el que todos tendrían mucho que ganar... sobre todo el pueblo español y muy poco que perder... excepto la derecha rancia española del PP y Cs y la oligarquía del IBEX 35 que éstos mismos defienden y representan .

ARMAK de ODELOT


Tu has visto lo del en Grecia? Pues eso es nada para lo que se va a ver en el ?
Enlace permanente de imagen incrustada

Enlace permanente de imagen incrustada

Posdata

En un panorama político y quimérico español deberían de sobrevivir el PSOE como una derecha civilizada, PODEMOS como socialdemócratas e Izquierda Unida como la izquierda real de toda la vida. Evidentemente el PP y Cs deberían de desaparecer o quedar con escasa representación, ya que solo trabajan para la oligarquía dominante y en contra de los derechos de los trabajadores y libertades de los ciudadanos.

Evidentemente que en éste nuevo bipartidismo que se abre el PSOE es el que tiene todas las papeletas para desaparecer aunque su lugar debería ocuparle el ultra fascista PP y su engendro Cs.

El empate técnico de la CUP me huele a pactado a última hora para ganar tiempo 

El título de este post es engañoso porque aunque de primeras la supervivencia de Pedro Sanchez salvaría a la vieja y rancia guardia del PSOE que deberían como azucarillo disolverse en el PP o Cs, más pronto que tarde deberán desaparecer por la misma supervivencia del PSOE.


Enlace permanente de imagen incrustada


  1. Dejemos que el PSOE se estrelle solo, tiene 3 opciones: Rajoy, Podemos o elecciones anticipadas y las 3 son a cada cual mas mala
  2. Si tiene que sobrevivir el PSOE al Tsunami de PODEMOS que no sea el de la vieja guardia de sillas giratorias y corruptos
  3. Absolutamente!!!Que "barones" y "barona" lo dejen hacer.Sino,destruirán el "partido".


Beiras señala que el PSOE cava
Beiras señala que el PSOE cava "su propia fosa" si permite gobernar al PP

Beiras señala que el PSOE cava "su propia fosa" si permite gobernar al PP

EFE - Teo (A Coruña)
26/12/2015 -
El histórico nacionalista gallego Xosé Manuel Beiras, portavoz nacional de Anova, grupo que al 20D se presentó con la coalición En Marea junto a Esquerda Unida y Podemos, ha señalado hoy que si el PSOE posibilita ahora un gobierno del PP, entonces estará "cavando su propia fosa".
Tras una reunión celebrada en un conocido hotel próximo a Compostela, Beiras ha remarcado a la prensa que si los socialistas propician "que Mariano Rajoy pueda seguir siendo presidente, u otro candidato o candidata del PP, a lo único que estará contribuyendo (el PSOE) es a cavar su propia fosa y a convertirse en un partido detestado por la ciudadanía" que todavía piensa que es ésta una fuerza socialdemócrata.
"Es indispensable que la alianza que se estableció entre el pueblo catalán, el pueblo del país valenciano, y el pueblo gallego primordialmente, con Podemos a nivel de Estado", funcione de inmediato, ha apuntado Beiras, pues "esa alianza plural, respetuosa y explícitamente defensora de los derechos políticos de la soberanía de los distintos pueblos es rotundamente opuesta a las políticas agresoras" de los populares.
Hay que "impedir", ha alentado, tras aludir a En Comú Podem, Compromís-Podemos-És el moment y En Marea, "que en las Cortes del Estado sea investido un presidente de Gobierno del PP, ése es un reto muy difícil pero en el que vamos a trabajar de inmediato".
Toca, en esta tarea, "hacer un cerco al PSOE para que no caiga en la tentación de permitir, propiciar, que un partido que demostró que no merece gobernar, que es el PP, y que no merece seguir gobernando, pueda optar a la presidencia por la abstención del PSOE", ha afirmado, y ha recordado que un referéndum en Cataluña es una línea roja.


Canarias Opina

PSOE, Podemos y derecho a decidir

Son las circunstancias, esas circunstancias que algunos caballeros pasan por alto, las que en realidad dan a todo principio político su matiz peculiar y su particular efecto”.

Edmund Burke, Reflexiones sobre la Revolución Francesa.
El Federalismo no se inventó para separar, sino para unir. La Constitución, como norma suprema de un Estado, tiene como objetivo organizar el poder, definir quién debe ejercerlo y fijar sus fines y sus límites, asegurando la libertad de los ciudadanos. 
Tiene, por tanto, poco sentido pedirle a las Constituciones que se apliquen a regular los procedimientos para extinguir el Estado. 
Por eso no suelen reconocer entre los derechos de sus ciudadanos y de sus territorios el de decidir, es decir el derecho a la autodeterminación. Esta misma cuestión estuvo en el origen de la Guerra de Secesión americana, por si alguien lo ha olvidado.
Que yo recuerde, en Cataluña ha habido dos referéndums en el pasado reciente: el referéndum constitucional, con amplísimo apoyo a un modelo de convivencia democrática entre las personas y los pueblos de España, basado en la unidad, la autonomía y la solidaridad; y el recientísimo referéndum político, con todas las garantías de una consulta democrática (libertad de opciones, pluralismo informativo, garantías del voto individual y secreto y de la verificación de los resultados) en que los partidos y candidaturas independentistas convirtieron legítimamente   --insisto, en términos políticos—las elecciones autonómicas.
En el primer referéndum, el de la constitución, la participación de los catalanes fue muy alta y el apoyo masivo. El segundo, también con elevadísima participación, lo perdió la opción independentista. Quienes la defendieron, como era previsible, no aceptaron el resultado: más noes que síes a la independencia. Y proclamaron su victoria porque la Ley electoral atribuye mayoría de escaños a quienes no obtuvieron mayoría de votos.
No puedo concebir, aunque pueda acabar ocurriendo, que el obstáculo para intentar formar un gobierno progresista sea la exigencia de Podemos (o de los diputados de la órbita de Ada Colau) de incluir en la Constitución el derecho de las nacionalidades a la autodeterminación, lo que requeriría una mayoría imposible en la nueva legislatura. 
O, simplemente, el compromiso de convocar --al margen y en contra de la Constitución-- un referéndum en Cataluña sobre la independencia.
Creo que de este asunto trascendente habrá que hablar, pero no ahora.
¿Por qué no ahora? 
Porque el extraordinario auge reciente del independentismo catalán es resultado directo de estos factores: la política económica conservadora frente a la crisis, con toda su secuela de desigualdades; el deliberado intento de quienes han impuesto en Cataluña los recortes y han chapoteado en la corrupción hasta ahogarse, de utilizar el independentismo como coartada y burladero para no rendir cuentas ante los catalanes de sus fechorías; la actitud del PP, al que parecía convenirle tácticamente la desafección hacia España de una parte muy importante de la sociedad catalana; y un sistema de financiación autonómica en el que la negociación a la baja por los sucesivos gobiernos estatales   (con la violencia etarra como trasfondo: recordemos cómo Arzallus decía ufano 
“ETA remueve el ciruelo y nosotros, el PNV, recogemos los frutos) del cupo o concierto ha permitido a los gobiernos vasco y navarro disponer de más recursos por habitante que los demás gobiernos autonómicos, sin que ello responda a un mayor esfuerzo fiscal. Todo lo contrario: es sabido el dumping fiscal con el que el gobierno vasco ha conseguido la deslocalización en Euskadi de empresas de comunidades autónomas limítrofes, aprovechando sus amplias potestades legislativas en materia tributaria.
Me parece una conducta suicida para el gobierno de un país, de cualquier país, que se pretenda decidir sobre su unidad o su disgregación, sin antes intentar desactivar los factores que han llevado a casi la mitad de los habitantes de uno de sus territorios a desear la independencia.
Cuando el panorama de la crisis, y sus secuelas sociales, esté despejado. 
Cuando se restablezca un sistema de financiación equitativo y un procedimiento de negociación del cupo o concierto que impida ventajas injustificadas y, en consecuencia, agravios comparativos. 
Cuando hayan sido puestos en su sitio los responsables de la corrupción en la Generalitat. 
Cuando un Gobierno de España se dirija a los catalanes con otra actitud y pueda presentarles resultados tangibles de una gestión positiva de todos estos asuntos….
Entonces hablaremos del derecho a decidir.

El Partido Socialista, una nave con el timón bloqueado


OPINIÓN de Joan del Alcàzar.- El PSOE, como una especie de Titanic, avanza a toda máquina con rumbo de colisión contra el iceberg de la realidad plurinacional española.

Los finos estrategas socialistas no entienden lo que está ocurriendo en buena parte de España; y si lo entienden, prefieren hacer como que no. 
De medir la sintonía entre un partido y la ciudadanía se encargan las elecciones y el que oficialmente dirige Pedro Sánchez hace tiempo que recibe señales inequívocas de cómo de mal funciona esa conexión entre su organización y los electores. Hace pocos días que el partido del puño y la rosa obtuvo el peor resultado desde los comicios de 1933, con Francisco Largo Caballero al frente. En el tiempo más inmediato, durante lo que llevamos de siglo, el PSOE obtuvo el 42.5 en 2004 y el 43.8 en 2008 con Zapatero. Se desplomó con Rubalcaba hasta el 28.7 en 2011, y ha vuelto a caer hasta el 22 con Pedro Sánchez en 2015. Se trata de un partido desnortado, perdido, distinto de aquél que consiguió encandilar a tantos en 1982, con Felipe González al mando, cuando más de diez millones de electores, el 48.1 por ciento, le otorgaron 202 diputados. Ahora han sido apenas cinco millones y medio [y 90 escaños]. Todo parece indicar que el declive del partido que fundara el obrero tipógrafo Pablo Iglesias Possé ―llamado el abuelo por la militancia de entonces― es imparable. Ironías de la historia, el PSOE está perdiendo fuelle y suelo electoral a manos de una organización política muy heterodoxa y plural [Podemos y sus aliados regionales], liderada por el joven profesor Pablo Iglesias Turión. A veces, como sabemos, la realidad supera el relato imaginado por el mejor guionista.

En ese escenario, causa sorpresa y estupor constatar que muchos desde dentro de las filas socialistas siguen sin: a) preguntarse qué errores estratégicos pueden estar cometiendo desde hace mucho tiempo; y, b) parecen tener como preocupación máxima competir con el PP en la defensa de una idea de España tan vetusta que muchos de sus votantes y ex votantes ya no comparten. En estos días post electorales, cuando se trata de explorar las posibilidades de constituir un gobierno de progreso, alternativo a la trituradora social que ha sido el PP de Rajoy, no se habla de otra cosa desde las distintas baronías regionales socialistas. Con la señora Susana Díaz al frente, enemiga mal disimulada de Sánchez, se empeñan en mantener que España es como no es: uniforme.

En materia de organización territorial, Díaz y sus compañeros no proponen otra cosa que continuar perseverando en la misma política que han seguido hasta ahora, ajenos a su constatada falta de credibilidad y envueltos en una bandera española que huele a naftalina. No extraen conclusión alguna de que Podemos y sus distintas alianzas hayan superado en votos al PSOE en Madrid, Cataluña, País Valenciano, País Vasco, Galicia y Baleares. Ninguna.

De seguir así, pronto se producirá la colisión con el iceberg de la realidad. Aplicaremos aquello de quien por su gusto muere, nadie le llore. Además del suicidio partidario, además de pelear por la bandera del nacionalismo español contra al PP, conseguirán lo que contaba el historiador catalán Borja de Riquer que le ha ocurrido a él: que muchos en las regiones más dinámicas de la periferia peninsular se hagan independentistas sin pasar por el nacionalismo.

Ese es un asunto que el PSOE, si quiere sobrevivir como partido relevante, deberá afrontar en algún momento próximo. Si no lo hace, le quedará poco espacio más que el que ya sufre en regiones como Cataluña, el País Vasco o el País Valenciano. Incluso en Madrid. Claro que para eso ―además de poner fin a esa política de barones y baronesas que continúan esperando las glorias de antaño que no volverán― el partido habría de revertir el jacobinismo irreductible de buena parte de su dirigencia, porque como ha dicho Ada Colau, la alcaldesa de Barcelona, es preocupante que en el españolismo más rancio no se pueda diferenciar entre las declaraciones de Susana Díaz y las de Esperanza Aguirre, una de las nacionalistas españolas más aguerridas con las que cuenta el PP.

El PSOE puede llegar a convertirse en irrelevante fuera de las Castillas y del sur y suroeste español. Esa posible desaparición del PSOE era percibida, hasta no hace mucho, como una tragedia por parte del electorado progresista; ahora ya no tanto, y cada vez menos. Si el PSOE como partido, como organización, se empecina en la concepción de esa España sin fisuras, si solo acepta esa España con una sana diversidad regional, estará acabado como partido principal de la izquierda. Si no lo está ya.

El partido de los socialistas españoles culpa a todo el mundo de sus desgracias electorales: a Podemos y a su pérfido líder, Pablo Iglesias Turión; a la cadena de televisión La Sexta; a la falta de medios de comunicación afines; a la ingratitud de la ciudadanía; a los nacionalismos particularistas; al lucero del alba. No solo obvian sus eternas escenas de canibalismo político interno, su persistencia en airear sus miserias partidarias que quizá interesan a su militancia, pero que le importan una higa a los ciudadanos paganos de la crisis convertida en estafa. No tienen un proyecto socialdemócrata coherente ―como tampoco otros homólogos europeos― y apenas se les distingue en materia económica de la derecha neoliberal. En el debate televisivo preelectoral entre los cuatro candidatos principales a presidir el gobierno, Pablo iglesias, el joven, le lanzó dos andanadas que debieron costarle muchos votos a Pedro Sánchez: el PSOE dice una cosa cuando es oposición y hace otra cuando es gobierno; y no se sabe quién dirige exactamente el partido.

Más allá de eso, por lo que hace al debate territorial, candente y enrevesado desde hace muchos meses por el mal llamado problema catalán, los socialistas no han comprendido todavía que ―como dijera hace más de década y media el profesor Joan Romero― España está inacabada. Y lo está en cuanto al acomodo de culturas nacionales [internas] en el contexto de una cultura social mayoritaria [española]. Romero decía en 2000 que se debía asumir la pluralidad desde la lealtad constitucional por parte de todos y procurando ser fieles al espíritu del texto. Quince años después, y con todo el polvo acumulado, los lodos actuales exigen cirugía mayor y la Constitución vigente ha quedado trasnochada e inoperativa. Ya no es válida para organizar la realidad social actual, para encajar nuevas realidades evidentes y urge su revisión en profundidad.

El auge del independentismo catalán ha sido exponencial en la última legislatura, la de Rajoy, quien ha perseverado en los errores fatales del nacionalismo español de su mentor, Aznar, entre 1996 y 2004. En época más reciente, el que fuera lugarteniente de Felipe González, Alfonso Guerra, narraba con su gracejo y su jactancia habitual, entre el regocijo de la militancia, cómo él solito se había cepillado el Estatuto de Cataluña. Imágenes como esa han hecho más daño al Partido de los Socialistas de Cataluña [y al propio PSOE] que todo el que Podemos pueda hacerle en lo que queda de década. Lejos de enmendarse, en estos días el remake de aquella película protagonizada por Guerra cuenta con otra estrella andaluza de protagonista: Susana Díaz. A propósito de los contactos de estos días entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, la presidenta de Andalucía dice que "no se puede llegar a acuerdos con quien no ama a España".

El profesor Antonio Sáez-Arance, tras leer estas declaraciones, recordaba a Gustav Heinemann, socialdemócrata y Presidente Federal en Alemania entre 1969 y 1974. En una situación parecida, el líder alemán contestó "Pamplinas, yo no amo estados; ¡yo amo a mi mujer, y punto!".

Hay una línea que une a Aznar, Rajoy y Díaz [como en su día con Guerra, Bono, Rodríguez Ibarra y otros]: cosechar votos en la España del centro y el sur peninsular a costa de enajenarse apoyos en las regiones periféricas que tienen lengua propia, además del castellano. Esa es una táctica suicida para el PSOE. No es que nunca volverá a gobernar en España sin obtener un fuerte respaldo en Cataluña, además de en el País Valenciano y en Madrid; es que la señora Díaz puede ser quien le dé la puntilla a su propio partido. El iceberg está cada vez más cerca, pero el Titanic no modifica su rumbo. La colisión está cerca. Cada vez más.
Above is the content the blog provided. If incomplete, read the original here.

La primera iniciativa parlamentaria de Podemos será una proposición de ley de emergencia social

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha garantizado que la primera iniciativa que llevará a las Cortes generales una vez constituidas será una proposición de ley de emergencia social cuyo objetivo será “que pretende ser un primer paso para abordar el cumplimiento del artículo 25 de la Declaración de Derechos Humanos en nuestro país”.

Iglesias ha asegurado este compromiso en Zamora, donde ha acudido para pasar unos días con su padre, que reside en esta ciudad. 

“Hoy es Nochebuena, fechas para pasarlas en familia, aunque muchas vayan a estar sin luz ni calefacción por no poder pagarla, o fuera de sus casas porque hayan sido desahuciados por los bancos, o algunos abuelos sin medicinas por culpa del copago sanitario o muchas mujeres víctimas de malos tratos en la misma vivienda en la que reside su agresor por falta de medios”, ha lamentado Iglesias.

“Nosotros no hemos llegado al Parlamento para jugar el juego de las sillas, sino para dar la cara por nuestra gente”, ha subrayado.

Desde Podemos se espera que este proyecto de ley se apoye desde todos los partidos políticos, a los que ya se le ha trasladado, conjuntamente con una propuesta económica. “No cuesta ni un euro hacer esta ley y si quieren se puede conseguir”, ha indicado Pablo Iglesias.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha asegurado que su partido “es la única fuerza política que puede garantizar la unidad del país”, ya que, como ha destacado, la formación “entiende” la “diversidad” de España. 

“No se trata de que haya una u otra exigencia, sino que es la realidad histórica de España después de cómo se ha votado en las últimas elecciones”, ha argumentado Pablo Iglesias.

Respecto a la posibilidad de pactos con otros partidos políticos, Iglesias ha asegurado que tienen “la mano tendida” y están dispuestos “a conversar con todo el mundo”, pero ha puesto como condición que “algunos, como primera medida, deberían hacer que todos los miembros de su partido que pertenecen a consejos de administración de empresas estratégicas salgan de ellos o entreguen el carnet del partido”.

Iglesias ha apuntado que la prioridad ahora mismo de Podemos no son los posibles pactos, sino sacar adelante la denominada Ley 25, una proposición que presentarán el próximo 13 de enero para abordar la emergencia social que existe en España. 

“Eso es ahora lo fundamental, y esperamos que todos los partidos respondan a ello, porque pensamos que no hay excusa para asumir el rescate de todos los ciudadanos españoles que están sufriendo. Esperamos que el resto de fuerzas políticas estén a la altura”, ha deseado.

Fuente: telecinco
Above is the content the blog provided. If incomplete, read the original here.

ESTA GENTUZA 
debería irse al PP o a su casa
Enlace permanente de imagen incrustada

Enlace permanente de imagen incrustada

.
Quien quiera controlar el que se 

presente a las primarias  


Enlace permanente de imagen incrustada
El cambio a la izquierda empezó en mayo y ya es imparable. Recordáis?


El ex presidente del Gobierno Felipe González ha planteado a Pedro Sánchez la urgente necesidad de llevar a cabo una reforma electoral que frene el avance…
KAOSENLARED.NET
Enlace permanente de imagen incrustada

dejará su carnet del PSOE si hay pacto con partidos que cuestionen la unidad de España. Alto y claro
Enlace permanente de imagen incrustada

1 comentario:

  1. Creí que los miembros del PSOE eran algo más inteligentes, ¿que tiene que ver el comunismo con lo que propone Podemos sobre las autonomías? se nota que son anticomunistas y también se nota que son antisociales, vamos que los ciudadanos les importamos un mojón. Es hasta triste oir la cantidad de sandeces que están soltando los históricos, por cierto todos con el riñon bien cubierto, emprezando por el supuesto antifranquista de González, Isidoro para que nos creyéramos que estaba a favor del ciudadano.
    No veo a Pedro con suficientes agallas para imponer su liderazgo, de hecho tampoco le veía a Madina, José Antoni Pérez Tapias le hubiera votado si en ese momento hubiera sido del psoe, fue el único consecuente con sus ideas al decir alto y claro que el quería la república, aunque con las alimañas de Diaz y González tampoco lo veía con mucha fuerza. Así que o se renueva de verdad y pacta con Podemos o el PSOE se va al limbo de los repudiados por la historia, con un liderazo débil y unos barones de la más pura derecha, sólo hay que acordarse de Bono y su virgencita para el Congreso, les auguro un futuro pésimo, a no ser que la gente que les vota sean tan de derechas como ellos o simplemente necios con poco cerebro.

    ResponderEliminar