No al TTIP

Cita del Día

No sé por qué Estados Unidos piensa que tiene que recorrer el mundo 
obligando a la gente a tomar nuestra forma de gobierno a punta de pistola. 
Cuando se tiene algo realmente bueno, 
no necesitas imponerlo a la gente porque ¡ Te lo roban!
- Dick Gregory

El empeño de EEUU por demonizar cualquier forma de socialismo es porque sería inmediatamente imitado por el resto de naciones. 

Por ello si no puede derrocarlo, emplea todas las formas de guerra económica como sanciones, bloqueo o  ausencia de inversiones para frenar su progreso y así hacer que parezca que este tipo de políticas es un fracaso.

Al primer y único país comunista al que se le levantó el bloqueo y todo tipo de restricciones con el sucio fin de tener mano de obra barata para sus corporaciones, fué a China y en tres décadas se ha convertido en la 1ª potencia económica del mundo.


Armak de Odelot

-----------------------------------------------------------------------------


La MISIÓN de los MEDIOS 

no es la de ser PALMEROS ni PREGONEROS de los GOBIERNOS 

sino la de ser CRÍTICOS con lo que hagan los MISMOS 

así como OFRECER una VERSIÓN ALTERNATIVA y VERAZ 

cuando la REALIDAD sea DIFERENTE 

a la VERSIÓN OFICIAL con la que nos quieren hacer COMULGAR








martes, 14 de febrero de 2017

Tras ver Brasil y Argentina, de antes y después de Temer y Macri, la pregunta es... XQ sobrevive el neoliberalismo?

Una buena pregunta con una pobre respuesta

Si se mantiene hoy en día, el neoliberalismo, viendo el desastre causado en la mayor parte de los países de Occidente, no es gracias a sus virtudes ya obsoletas y gastadas, ni al entusiasmo ni apoyo que actualmente levante sus medidas, ya que hacia al abismo de la precariedad y la pobreza nos arrastra, sino gracias a los vendepatrias del bipartidismo que nos gobiernan, que nos las imponen, sí o sí, a la fuerza, mientras miran para otro lado, obnubilados con las puertas giratorias de las corporaciones, por no ver las consecuencias, y a la sumisión palaciega y bien-pagada de los press-titutos voceros de los medios a sus accionistas amos. 

En ciertos casos se usará, como en el griego, la presión draconiana de los mercados y la Troika, a cualquiera que ose salirse del guión asignado. 

Y si esto no bastare, y para aquellos más rebeldes en aceptar las consignas neoliberales, por mucha causa y razón que tengan pá no hacerlo, o se les monta un pollo con pintas de primavera revolucionaria como actualmente a Rumania, o se les convierte en estado fallido con una intervencia humanitaria como a Libia o se les infecta con un ramillete de bandas mercenarias disfrazadas de yihadistas, narcos o paramilitares, como a Siria, Colombia o México, según convenga, a ver si así, se les quita las ganas de ir por libre.

Para los globalistas, cualquier ideología que se encuentre a la izquierda o derecha del estrecho cauce que marca su pensamiento único, debe ser duramente demonizada, ya sea como fascista, anti-sistema y/o populista y por ende, debe ser por ello, debidamente censurada, reprimida y/o exterminada.

Y esto, si así sucede, no es porque ellos no sean, que los son, más nazis, anti-sistemas y populistas que los otros, sino porque no actúan hipócritamente como ellos, y por y en el, único interés y beneficio de su NWO y sus multinacionales

Armak de Odelot


¿Por qué sobrevive el neoliberalismo?

Emir Sader, Alainet

En su surgimiento, el modelo neoliberal traía promesas atrayentes. 

Antes de todo, contener los gastos excesivos del Estado, diagnosticado con la fuente de la inflación. 

Por otra parte, imponer a la economía el dinamismo centrado en las empresas privadas y en el mercado. 

Por el discurso liberal que lo acompañaba, se fortalecería la sociedad civil y la ciudadanía, libres de las trabas y de la opresión del Estado.

No fue lo que pasó pero, por lo menos, en algunos casos, y por algún tiempo, hubo control de la inflación, aunque multiplicando la deuda pública. 

Cuando sus efectos positivos se habían agotado, vino el discurso de que, si era el mejor modelo, era el único posible en la era de la globalización.

Hoy, cuando la crisis recesiva se perpetúa en Europa, ya desde 2008, mientras que ese efecto se extiende por toda la economía internacional, ya no se ven rasgos positivos y tampoco, es obligatorio mantener el modelo neoliberal, eje de la crisis a nivel nacional e internacional. 

Los partidos tradicionales, conservadores y socialdemócratas, que han asumido la política de austeridad –la forma que asume el neoliberalismo en ese continente – se ven castigados por los electores y cada elección se vuelve una desesperación para esos partidos.

En ningún lado la aplicación de los duros ajustes fiscales –eje de los modelos neoliberales– cumplió con sus promesas. 

Ni control de las cuentas públicas y de la inflación, menos todavía retomar el desarrollo económico. 

Su desempeño es globalmente considerado un fracaso, responsable por la perpetuación de la recesión en la economía mundial.

En América Latina ello es igualmente evidente. 

Compárese las economías de Argentina y de Brasil en los gobiernos anti neoliberales y en el retorno del modelo neoliberal, y el resultado es escandalosamente claro a favor de los primeros. 

Mírese todo lo que han mejorado países como Ecuador, Bolivia, Brasil, en comparación con la situación de México, de Perú.

Pero, ¿por qué, a pesar del espectacular fracaso del neoliberalismo, ese modelo sigue vigente en gran parte del mundo, incluyendo EEUU, Europa, Japón, la mayoría de los países de América Latina, de Asia y de África?

En primer lugar, porque ese modelo refleja los intereses del capital financiero, que es el hegemónico a nivel económico, en el estadio actual del proceso de acumulación del capital. 

Hay fuertes intereses económicos en la preservación de ese modelo, que solo incrementa la riqueza y el poder del capital financiero.

En segundo lugar, porque el propio capitalismo no posee alternativas. Llegado a su etapa actual, no lograría retornar a formas de regulación económica, que le permitirán no estar sometido a las presiones recesivas del capital financiero.

En tercer lugar, porque las fuerzas que se oponen al neoliberalismo no han logrado, hasta ahora, en la gran mayoría de los países, comprender que la lucha fundamental en el período histórico actual es por la superación del modelo neoliberal y lograr así construir una alternativa concreta a ese modelo, congregando a las fuerzas sociales y políticas necesarias.

Después de su surgimiento con fuerza, el modelo neoliberal pasó a su fase de sobrevivencia, una fase marcada por la recesión económica y por una gigantesca crisis social, así como por una inmensa crisis hegemónica que apunta hacia su agotamiento y la búsqueda de alternativas de su superación.

Emir Sader, Alainet


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada