viernes, 2 de junio de 2017

PAKISTÁN, base encubierta de EEUU y Arabia para propagar tanto la Yihad como el separatismo por la región

LAS CULPAS DE PAKISTÁN

Por Guadi Calvo.
Un nuevo atentado en Pakistán, como es obvio, inmediatamente revindicado por el Daesh, en su sitio Amaq, fue cometido contra el político y religioso, mawlānā Abdul Ghafoor Haideri, vicepresidente del Senado, este último viernes 12, que dejó 28 muertos, entre los que se encuentran varios asistentes y siete hombres de la escolta de Haideri, además de unos 40 heridos, entre ellos el propio mawlānā


Resultado de imagen de PAKISTÁN
Se especula con que el número de muertos podría aumentar ya que al menos 10 de los heridos, trasladados al Centro de Trauma del Hospital Civil en Quetta, se encontraban en estado grave.
El ataque se produjo en Mastung, una población 70 kilómetros al sur de la ciudad de Quetta, sobre la autopista a esta ciudad capital del Estado de Beluchistán, con la ciudad puerto de Karachi. 
El auto blindado de Haideri, que además es uno de los líderes del partido Jamiat Ulema-e-Islam (JUI), y secretario general del Jamiat Ulema-i-Islam-Fazl, un ala radical del JUI, fue embestido por una moto conducida por un atacante suicida. 
Un gran número de vehículos y motocicletas, incluyendo un móvil policial, fueron destruidos por la explosión. 

La onda expansiva abarcó varias manzanas de Mastung, una población de cerca de 170 mil habitantes.
El mawlānā acababa de salir de una madrassa en la ciudad de Khalat, donde había asistido a una ceremonia de graduación y dirigido la oración del viernes.
No fue el primer ataque suicida contra un jefe del JUI-F
En 2014, el jefe y fundador del partido el mawlānā Fazlur ur-Rehman había sufrido un ataque similar en Quetta.
Tras el ataque del viernes, los controles fueron reforzados en la capital provincial y otras ciudades y pueblos de la provincia de Beluchistán.

Resultado de imagen de balkanización y división de PAKISTÁN
Esta es la reorganización de Oriente Medio que desea el NWO. Como se puede comprobar.... Pakistán aparece dividido.
Nada de lo que pudiera suceder en Pakistán es gratuito para la tensa situación que se registra a nivel global. 
El país centro asiático es el único musulmán con armamento nuclear, que además mantiene una guerra larval con la India, otra potencia nuclear atravesada por una notable variedad de conflictos.
Desde su conformación en 1947, movimientos separatistas como en Cachemira, la región en disputa con India, o en la rica y clave provincia de Beluchistán, el BLA (Ejército de Liberación del Beluchistán) ha mantenido una guerra con el gobierno central de Islamabad, ahora atenuada, tras la proliferación de los grupos integristas como al-Qaeda, Daesh y el Tehreek-i-Taliban Pakistán -el capítulo pakistaní de los talibanes afganos-, que operan en todo el país, pero con particular presencia en Beluchistán.
El JUI es un partido sunita de confesión Deobandi (una de las tantas versión en que se divide en sunismo, de origen sufí, creada en la India en 1866, y con particular fuerza en Pakistán, Afganistán, Bangladesh y la propia India). 
En 1988, el JUI sufrió una división que se distingue como JUI-F por el nombre de su líder, el mawlānā Fazal-ur-Rehman.
El JUI-F, quien propugna por la aplicación de la Sharia (ley coránica), es miembro del conglomerado gobernante de la “Liga Musulmana de Pakistán”, y representa el quinto partido más grande del país, con una representatividad cercana al 4% del electorado, que le significa 15 de los 272 escaños de la Asamblea Nacional.
El JUI-F se referencia fundamentalmente en regiones críticas del sur de la provincia de Khyber Pakhtunkhwa (KPK) y en las regiones septentrionales de Beluchistán, con preeminencia de la etnia pasthu, fronterizas con Afganistán.
Pero el verdadero poder del JUI, junto al JUI-F, reside en que entre ambas organizaciones controlan el 65 % de las madrassas del país, desde donde se imparte las versiones más extremas del Corán, dando sustento filosófico a los grupos integristas que operan en el país.
Se ha detectado que la mayoría de los combatientes del grupo separatistas cachemir Jaish-e-Mohammad (El ejército de Mahoma), que se sospecha trabaja en línea con el poderoso servicio de inteligencia Inter Services Intelligence (ISI) a sabiendas de Islamabad, tras la línea fronteriza con India, han salido de madrassas del JUI-F. 
Además de los miembros de la organización Harkat-ul-Mujahideen (Guerreros de la Fe), un grupo muy próximo a los talibanes afganos, conformado en 1985 para darle apoyo a los muyahidines que luchaban contra el ejército soviético.
Es en una de la vasta red de escuelas coránicas del JUI, la madrassa de Darul Uloom Haqqania en Akora Khattak, en el distrito de Nowshera en la provincia pakistaní de Khyber Pakhtunkhwa, donde muchos de los principales líderes y comandantes del Talibán, incluido su fundador el Mullah Omar, fueron radicalizados.
Tras saberse del ataque contra el mawlānā Haideri, trabajadores y simpatizantes de la JUI-F bloquearon la autopista Quetta-Karachi, mientras que los bazares y tiendas de pueblos como Mastung, Kalat y Khuzdar cerraron sus puertas en señal de protesta.
Beluchistán es una provincia estratégica y rica en recursos energéticos, fronteriza con Irán y Afganistán, donde además del accionar de los grupos separatistas e integristas tienen actividades innumerable cantidad de organizaciones delictivas desde traficantes de personas, contrabandistas y carteles vinculados tráfico del opio y la heroína afgano rumbo a mercado de extremo oriente y Europa.
Para Islamabad, Beluchistán han tomado una importancia fundamental ya que es parte del Corredor Económico China-Pakistán (CPEC), que significa unos 50 mil millones de dólares.
Las malas compañías
Pakistán parece estar pagando su injerencia en la guerra afgano-soviética (1978-1992), en la que sirvió como portaaviones norteamericano para el abastecimiento de los muyahidines afgano y puerta de entrada de los miles de mercenarios pagados por Arabia Saudita.
Riad además invirtió miles de millones de dólares para la creación de mezquitas y madrassas en Pakistán, para que miles de jóvenes se adoctrinen para la guerra takfir, es decir para todo aquel que no entienda el Corán como el wahabismo lo establece y para la yihad.
Tras la retirada de Rusia, y la instauración del régimen del talibán en Afganistán a principios de los noventa, la actividad de los fundamentalistas en Pakistán no se atenuó, sino todo lo contrario, en las regiones fronterizas con Afganistán: 
Waziristán del norte y Beluchistán, y las “áreas tribales” las acciones de los grupos fundamentalistas comenzaron a ser cada vez más frecuentes y violentas, produciéndose en la actualidad  operaciones en todo el país.
En 2016, se produjeron 1803 muertos, en 2015 tras 625 ataques terroristas se produjeron 1069 muertos, en 2014 los muertos fueron 1723 y en 2013, 2451 aunque el año más violento fue el 2009, con 3800 ataques, que dejaron 12600 muertos y en lo que va del 2017 la cifra de muertos esta próxima a los 700.
La complicidad de Pakistán con al-Qaeda, si necesitara todavía más pruebas, quedó evidenciada tras el hallazgo y ¿ejecución? del refugio de Osama bin Laden en las cercanías de una base militar en la ciudad pakistaní de Abbottabad, cruzada por innumerables sistemas de inteligencias tanto occidentales como pakistaníes.
Tras la invasión norteamericana a Afganistán en 2001, se han producido infinidad de ataques aéreos contra territorio pakistaní mayoritariamente protagonizado por aviones o drones norteamericanos donde las matanzas de civiles a pesar de que han sido sistemáticamente ocultadas por la prensa, las autoridades norteamericanas y pakistaníes, sobrepasan los 15 mil muertos.
Pakistán, con la excusa de la lucha contra el comunismo en la Guerra Fría y en búsquedas de aliados para sus guerras contra la India, abrió sus puertas, permitiendo que los Estados Unidos, Arabia Saudita y el terrorismo internacional que ésto financian, se instalaran en su territorio.


Resultado de imagen de PAKISTÁN?

¿HACIA DÓNDE VA PAKISTÁN?


Por Guadi Calvo.
El atentado del último jueves revindicado por el Daesh, que opera en Asia Central, también conocido como Wilayat Khorasan contra el mausoleo sufí más importante del país, con 800 años de antigüedad en memoria del santo Lal Shahbaz Qalandar en Shewan en la provincia Sindh, en el sur de Pakistán, dejó por lo menos 88 muertos, 343 heridos, 76 de ellos de gravedad por lo que el número de muertos puede aumentar.
El ataque fue perpetrado por un suicida que tras arrojar una granada que no llegó a explotar, hizo detonar el chaleco explosivo que llevaba puesto, en el momento del rezó donde se habían convocado más de 500 personas, ya que es el jueves el día en que los sufís celebran sus rituales más importantes.
A pesar del ataque los devotos llegaron otra vez al santuario al amanecer del viernes, con sus habituales naqqara (tambores batientes) para completar su danza sagrada, al son de los dayereh y daf sus tambores sagrados.
Imagen relacionada
No es ninguna novedad que los santuarios sufíes, sean blanco del integrismo wahabita, ya que a ellos acuden también chiís, suníes, sikhs, cristianos y budistas, en su mayoría agricultores y trabajadores pobres.
En junio último el popular cantante de qawwali (música devocional sufí que alaban a Dios, al Profeta y a Alí, el primer imam del chiismo, además de otros santos sufíes), Amjad Sabri, fue asesinado en Karachi, por un comando del grupo Hakimullah Mehsud, componente del talibán pakistaní. Integristas wahabitas atacaron el santuario del poeta sufí Rahman Baba del siglo XVII en las afueras de Peshawar. 
En noviembre último un ataque suicida produjo 52 muertos y más de un centenar de heridos en el templo Shah Noorani, en el distrito Khuzdar en la provincia de Beluchistán. Desde 2005 más de 25 santuarios sufíes han sido atacados en todo el país.
Resultado de imagen de PAKISTÁN?
El integrismo wahabita, donde abrevan organizaciones como al-Qaeda,Daesh y el Talibán, consideran takfir (herejes) a todo aquello que no se apegue estrictamente a la interpretación del Corán que ellos hacen. 
Y es justamente el sufismo, muy popular en el todo el sur de Asia, que practica la versión más tolerante del sunismo y podría ser considerada como punto de convergencia entre las dos grandes ramas del islam.
Quienes acuden a un dargah (santuario construido sobre la tumba de un santo), como lo justamente el templo atacado el jueves Lal Shahbaz Qalandar, donde todos practican el rito de dhaga atar hilo rojo en las ventanas o pilares de los santuarios como ofrenda y procuran taweez o amuletos. 
Resultado de imagen de PAKISTÁN?
Los santuarios se han convertido en espacios de introspección, en la que tanto pueden participar hombres como mujeres, salteando elpurdah la estricta norma que segrega de las mujeres, en ceremonias como el dhamal o dhikr una danza que lleva al trance, acompañados por timbales, tambores y canciones en cuya repetición rítmica del nombre de Dios o sus atributos, llevan al paroxismo, como los conocidos bailarines derviches. Algunas de estas canciones Algunas canciones hacen referencia explícita al pluralismo religioso y la tolerancia.
Los dargahs sufíes del sur de Pakistán se contraponen a los oscuros principios del wahabismo, ya que son un símbolo del sincretismo de la región, donde se mezcla al Islam con las culturas locales. Y fueron los poetas filósofos sufí consiguieron la gran difusión de Corán en el sur del continente.
El ataque contra el templo sufí, fue el sexto de la semana que totalizaron cerca de 120 muertos.
Resultado de imagen de PAKISTÁN?
En la ciudad de Lahore, un ataque similar había dejado 14 muertos, mientras que en la provincia de Beluchistán, el mismo jueves fueron asesinados tres policías.
La respuesta de Islamabad, no se demoró y practicó intensos ataques con artillería y bombardeos aéreos sobre la frontera con Afganistán, los sectores pakistaníes que se conocen como “territorios tribales” y las provincias afganas de Nangarhar y Kunar, donde según informes de la inteligencia tanto norteamericana como pakistaní existen campos de entrenamiento de integristas, a los que le produjeron más de un centenar de bajas.
Resultado de imagen de PAKISTÁN?
Kabul, ha denunciado que en los ataques murieron varios civiles inocentes. 
Otros lugares como en Sindh y en el paso Khyber Pakhtunkhwa, los extremistas fueron atacados por grupos paramilitares  ranger y la policía, sin que se conozcan el número de bajas.
Pakistán entregó a las autoridades afganas una lista de 72 terroristas que se encuentran en sus territorios y de quienes exige la inmediata detención. 
Imagen relacionada
Además, como ya lo había hecho en junio de 2016, cerró los dos principales pasos fronterizos Chaman y Torkham, vitales para la endeble economía afgana, ya que por allí llega al puerto pakistaní de Karachi la producción de frutas y verduras que exporta. 
Estos pasos se mantendrán cerrados por tiempo indeterminado, incluso para peatones. Y la orden de Islamabad es abrir fuego contra cualquiera que pretenda cruzarla.
Resultado de imagen de PAKISTÁN?
La tensión política entre Kabul e Islamabad va en aumento, tras las acusaciones cruzadas de dar acogida a grupos extremistas. Islamabad acusa a Kabul de albergar organizaciones como Jamaat-ur-Ahrar (JuA), una de las tantas que han jurado fidelidad al líder del Daesh, el califa Ibrahim. Mientras que Kabul protesta de la presencia de talibanes en diferentes zonas fronterizas con Pakistán.
La tensión se acrecienta por la presencia en Pakistán de un 1.5 millón de refugiados afganos, de los 5.3 millones que llegó a haber durante la guerra soviética, sumados al interregno talibán y la invasión norteamericana. 
Resultado de imagen de PAKISTÁN?
Además en la actualidad hay otro millón de afganos indocumentados. Desde el 2014 el ejército pakistaní lleva a cabo la operación Zarb-e-Azbcon epicentro en la provincia de Waziristán del Norte, prácticamente un santuario terrorista donde es notoria la presencia de extranjeros provenientes principalmente de las ex repúblicas soviéticas como Uzbekistán, Tayikistán o Turkmenistán.
La venganza de la historia.
Fue la dictadura del general Muhammad Zia-ul-Haq, la pieza clave para que Pakistán se convirtiera en 1979, en el gran “portaviones” norteamericano que abasteció de armas, comunicación y víveres a losmuyahidines afganos. Por lo que finalmente pudieron vencer al ejército soviético.
Resultado de imagen de PAKISTÁN?
En este engendro de asistencia anticomunista, Arabia Saudita, jugó un papel preponderante, no solo aportando miles de millones de dólares, mercenarios sino que también Riad regó Pakistán de las oscurasmadrassas (escuelas coránicas) que durante la guerra convirtieron a sus miles de estudiantes (talib) en combatientes que enfrentaron a Moscú, entrenados y armados por la CIA.
Esto es lo que finalmente dio como resultados la aparición del Talibán, y otras organizaciones wahabitas como al-Qaeda y casi 20 años después Estado Islámico.
Fueron esas madrassas wahabitas, donde se suele escuchar “si matas a un chií, matas a 10 kafirs (infieles)”, donde germinó el terrorismo que hoy ataca desde California a Yakarta, y que asolan Pakistán, Afganistán, Siria e Irak, fundamentalmente.
Resultado de imagen de PAKISTÁN?
El wahabismo se opone a la “cultura del santuario” como la que tienen tanto chiíes como sufíes. Ellos ven la adoración de una tumba, un acto de apostasía, que puede alejar a los fieles de la fervor a Allah.
Arabia Saudita, cuna y epicentro del wahabismo, en 2014, propuso destruir la tumba del mismísimo Profeta Mahoma, plan que permanece suspendido por temor a la reacción del resto de los musulmanes.
Por su parte Islamabad, es responsable directa del accionar wahabita, ya que ha operado durante años como santuarios de los Talibanes y al-Qaeda recordemos que Osama bin Laden fue encontrado en la localidad pakistaní de Abbottabad y líder talibán afgano Mullah Akhtar Mansour, fue muerto por un dron norteamericano cuando se desplazaba libremente en el área de Dalbandi en la provincia de Beluchistán, en mayo pasado.
Resultado de imagen de PAKISTÁN?
Islamabad, acusa Kabul de tolerar los santuarios terroristas, mientras que responsabiliza a Nueva Delhi de financiar estos grupos y boicotear así los millonarios planes de inversiones chinas en el país, al tiempo que dice también India financia a los grupos separatistas de Beluchistán.
Aunque esta situación es compleja, les sigue sirviendo a los militares pakistaníes para conservar su omnímodo poder tras la creación de un imponente complejo empresarial, industrial e inmobiliario.
La crítica situación Pakistán se complica, además con la indefinición de los sardars o jefes tribales, que expectante esperan un resolución de la crisis antes de tomar una posición, que los podría acercar a las organizaciones terroristas.
Imagen relacionada
Mientras que a fin de mes se cumple un año de la ejecución de Mumtaz Qadri, un militante wahabita condenado por el asesinato del gobernador de Punjab, Salmaan Taseer, ejecución que produjo grandes disturbios, por lo que se espera se repitan en estos días.
Pakistán, se debate en las tormentas que supo fabricar para otros y hoy se abaten contra sus propios intereses.
Guadi Calvo es escritor y periodista argentino. Analista Internacional especializado en África, Medio Oriente y Asia Central. 

Resultado de imagen de LA FRONTERA DE FUEGO AFGANO-PAKISTANÍ

LA FRONTERA DE FUEGO AFGANO-PAKISTANÍ

Por Guadi Calvo.
Tras el atentado revindicado por el Daesh pakistaní, Wilayat Khorasan, al templo sufí de Sehwan Sharif en el sur de Pakistán el 16 de febrero pasado, que dejó 88 muertos y 343 heridos, las autoridades de Islamabad decidieron cerrar los pasos de Torkham y Chaman, en la provincia suroccidental de Baluchistán, que se comunican con Afganistán, intentado presionar a Kabul para que incentive su lucha contra el extremismo tanto del Daesh como el Talibán que, según Islamabad, huyen a Afganistán tras producir ataques en el país.
Resultado de imagen de LA FRONTERA DE FUEGO AFGANO-PAKISTANÍ
La medida agrava todavía más las deterioradas relaciones entre Islamabad y Kabul, tensionadas por la guerra que se libra de uno y otro lado de la frontera contra el integrismo religioso, además de las sospechas pakistaníes de que el presidente Ghani, desde su llegada al gobierno afgano en 2014, no sólo opera a favor de India, sino también con los grupos separatistas de Baluchistán, los dos puntos más conflictivos de la política de Islamabad más allá del terrorismo integrista.
Resultado de imagen de LA FRONTERA DE FUEGO AFGANO-PAKISTANÍ
La crisis ha provocado que ni el presidente Ashraf Ghani, ni el poderoso presidente ejecutivo Abdullah-Abdullah asistan a la decimotercera cumbre de integración regional de la Organización de Cooperación Económica (ECO), que comenzó el 1 de marzo en la capital pakistaní; a excepción del Ghani y el presidente de Uzbekistán llegarán las máximas autoridades de los diez países miembros: Irán, Turquía, Kazajstán, Kirguistán, Azerbaiyán, Tayikistán, Afganistán, Uzbekistán y Turkmenistán y el anfitrión Pakistán, y discutirán sobre políticas de comercio, transporte y energía. 
A pesar de que la cumbre es vital para la crítica situación económica afgana, Kabul decidió enviar una delegación de segundo orden, encabezado por su embajador en Pakistán Omar Zakhilwal.
Por el aumento de la actividad extremista en ambos países es que el Primer Ministro pakistaní Nawaz Sharif, ha optado por una nueva política respecto a la frontera afgana, como la construcción de vallas con el fin de obstaculizar el cruce de integristas al país.
También el ejército de Pakistán, en el marco de la operación Raddul Fasaad, lanzada en junio de 2014 con el fin de contener las acciones tanto de Wilayat Khorasan como del Tehreek-e-Taliban Pakistan (TTP), desplegó artillería pesada en las zonas Chaman y en el marco, incrementado los patrullajes en los siempre conflictivos sectores de Waziristán del Norte y del Sur, en la región de Peshawar, la capital salvaje de Pakistán. 
Aunque desde la independencia de Pakistán en 1947, Waziristán nunca a ha sido leales ni a Afganistán ni a Pakistán, su juego ambivalente tampoco le ha redituado grandes logros.
Resultado de imagen de LA FRONTERA DE FUEGO AFGANO-PAKISTANÍ
El cierre de los pasos fronterizos ha generado protestas por parte de Kabul, que presentará una queja ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) ya que le acarrea un perjuicio diario de cerca de 4 millones de dólares. 
Se estima que a lo largo de los 2430 kilómetros de frontera entre los dos países han quedado varados más de 5 mil vehículos, en su mayoría con carga perecedera.
A la vez centenares de afganos han quedado atrapados en la frontera, muchos ellos estaban allí para recibir atención médica en hospitales pakistaníes, que no pueden volver a sus casas.
Imagen relacionada
La crisis es de muy difícil resolución ya que más allá de las operaciones militares en marcha y los furtivos y esporádicos ataques con drones norteamericanos en los lindes entre Pakistán y Afganistán, nada se resuelve mientras Islamabad sostenga y tolere la mezquitas y madrassas wahabitas, verdaderas fábricas de extremistas, que desde la época de la guerra contra la Unión Soviética en Afganistán, miles de esos centros se abrieron en Pakistán con fondos de Arabia Saudita.
En 2001, un informe del Banco Mundial estimó que no había menos de 20 mil madrassas, no todas ellas wahabitas, a las que asistían 2 millones de talib (estudiantes del Corán); el mismo informe revelaba que más del 20% de esos estudiantes estaban recibiendo entrenamiento militar.
Una de las madrassas más importantes del país es la Darul Uloom Haqqania, de cuyos seminarios emergieron, entre otros muchos jefes talibanes, nada menos que su fundador el mullah Mohamed Omar y su sucesor el mullah Akhtar Mohamed Mansur.
Resultado de imagen de LA FRONTERA DE FUEGO AFGANO-PAKISTANÍ
Afganistán la muerte en la calles
Mientras Pakistán intenta echar toda la culpa del accionar de las lashkar (brigadas) extremistas en su territorio a Afganistán, este país se encuentra sometido a constante ataques del Talibán, que ya no solo asolan el interior de las provincias, sino que sacuden, a su antojo, las calles de Kabul, e incluso aventurando a sus shahids (mártires) en los edificios de la seguridad afgana.
Como una respuesta a la muerte del mullah Abdul Salam Akhund, responsable del talibán en la provincia de  Kunduz, y el estratega del asaltó a la capital provincial en agosto de 2015, cuando fue alcanzado, junto a otros ocho combatientes, entre ellos el temible Qari Amin, por un dron norteamericano en la ciudad de Dasht-e Archi, provincia de Kunduz, este último domingo se han iniciado una serie de ataques, que por parte del talibán que pueden prolongarse durante días.
Este lunes un infiltrado talibán en la fuerza policial ejecutó a once policías en un puesto Lashkar Gah en la provincia de Helmand. El terrorista ejecutó a los 11 policías mientras dormían, para después escapar con armas y municiones.
Resultado de imagen de LA FRONTERA DE FUEGO AFGANO-PAKISTANÍ
En Helmand, provincia fronteriza con Pakistán, centro del cultivo de amapola para la producción de opio, al sur del país, se prologa una dura batalla desde mediados de 2016, con la participación de la temible Sara Khitta (Brigada Roja) compuesta por veteranos de Tayikistán, Turkmenistán, Uzbekistán, Azerbaiyán, Pakistán y Chechenia. Algunos de ellos son veteranos de los diez años de guerra (1999-2009) contra el ejército ruso en Chechenia. 
La prolongación de esta batalla ha obligado a Estados Unidos, a enviar al sector 1800 infantes de Marina y de la División Aerotransportada 101, sin contar el personal de la CIA que actuar en los dos lados de la frontera.
En la mañana del día miércoles primero de marzo, el Talibán realizó dos ataques simultáneos en un centro de reclutamiento policial, en la ciudad de Kabul, que dejaron casi 40 muertos y 55 heridos. La operación ya ha sido reivindicada en la red social Twitter por los hombres del mullah Haibatullah Akhundzada, el actual líder talibán.
Resultado de imagen de LA FRONTERA DE FUEGO AFGANO-PAKISTANÍ
El ataque fue perpetrado por un terrorista suicida que hizo estallar un coche bomba en un pasaje que daba a los fondos de la repartición, en el distrito seis de la capital, lo que dio oportunidad a otros cuatro atacantes para entrar disparado. El tiroteo entre los atacantes y las policiales duró más de cinco horas.
El segundo ataque se llevó a cabo contra la principal agencia de inteligencia afgana, la oficina del Directorio Nacional de Seguridad en la zona policial número 12, en el este de la capital, que dejó un muerto y cinco heridos.
A lo largo de 2016 las bajas entre las fuerzas de seguridad afganas sobrepasaron los 7500 hombres, según el Inspector Especial General para la Reconstrucción de Afganistán (SIGAR), que también informa que el talibán ya controla un 43 % del país.
La crítica situación afgana y la creciente actividad extremista en Pakistán han puesto a su extensa línea fronteriza en alerta roja, tan roja como el fuego.
*Guadi Calvo es escritor y periodista argentino. Analista Internacional especializado en África, Medio Oriente y Asia Central. En Facebook:https://www.facebook.com/lineainternacionalGC.
Resultado de imagen de LA FRONTERA DE FUEGO AFGANO-PAKISTANÍ

PAKISTÁN: EL TALIBÁN SE REAGRUPA

Por Guadi Calvo.
En noviembre de 2014, el líder de Estado Islámico, Abu-Bakr al-Bagdadi, o el califa Ibrahim, declaró que el mullah Omar, fundador y jefe del Movimiento Talibán, que para entonces llevaba más de un año muerto aunque la noticia era el secreto mejor guardado por sus comandantes, “era un simple señor de la guerra analfabeto, que no estaba preparado para dirigir la creación de un Estado Islámico en Asía Central”.
Abu-Bakr al-Bagdadi, con la clara voluntad de rivalizar con el Movimiento Talibán afgano, y aprovechando la pugna interna de los talibanes pakistaníes que venían manteniendo desde finales del 2013, cuándo su jefe, Hakeemullah Mehsud, fue abatido por un dron norteamericano en la provincia de Waziristán del Norte, al-Bagdadí aprovecha la debilidad del nuevo líder talibán Mullah Maulana Fazlullah, para crear el Walayat e Khorasan, que incluían Afganistán, Pakistán, India y Bangladesh, colocando en su jefatura Hafiz Saeed Khan, (muerto en julio de 2016)
Fue por esto que a partir de enero de 2015 el Movimiento Tehrik-E Talibán Pakistán (TTP) comienza a sufrir una importante ola de deserciones las que estuvieron a punto de hacerlo desaparecer.
Fueron varias las organizaciones que integraban el TTP, como Jamaat-ul-Ahrar  o Lashkar-e-Islam, que realizaron juramento de lealtad o bayat a al-Bagdadí.
La más poderosa de las organizaciones Mehsud Mujahideen o Movimiento de los Talibanes en Waziristán del Sur, de la que Khalid Mehsud (muerto en noviembre de 2015), tomó el mando tras la muerte del Hakemullah, si bien esta facción nunca se incorporó a Walayat e Khorasan, se separó del TTP, en enero de 2014, por disputa con el liderazgo de Mullah Fazlullah.
El Mehsud Mujahideen concentró sus operaciones en la región Waziristán del Sur. Otro de los grupos que emigró del TTP y opera de manera independiente es capitaneado por Sheheryar Mehsud, radicado en  Waziristán, del norte.
Por su parte Hafiz Mohamded Saeed (no confundir con el líder de Estado Islámico ya nombrado Hafiz Saeed Khan) quien controla una importantísima organización de bien público, Jamaat-ud-Dawa (JuD,) prácticamente un estado autónomo dentro de Pakistán, al estilo del Hezbollah, libanes, que en realidad enmascara una organización terrorista llamada Lashkar-e-Taiba (LeT). El JuD posee un extenso complejo en Muridke, al noroeste de Lahore, en la provincia de Punjab, una ciudad al que no tienen acceso las autoridades pakistaníes.
Hafiz Mohamded Saeed está sometido a arresto domiciliario desde este último 31 de enero,  por las autoridades de Islamabad acusado, por autoridades indias de haber sido el cerebro de los ataques de 2008, en la ciudad de Bombay, que dejaron 166 muertos. Hafiz Mohamded Saeed ya estuvo bajo arresto domiciliario entre 2001 y 2008, sin que sus actividades pudieran ser interrumpidas.
Según los seguidores de Saeed, esta nueva detención se produjo por presiones del presidente norteamericano Donald Trump, quien habría intercedido a pedido de Nueva Delhi.
A pesar de que Washington ofrece una recompensa de 10 millones de dólares por Hafiz Mohamded Saeed y existe una alerta roja de Interpol para su captura, por los atentados de Bombay, Saeed transita libremente por Pakistán, participa en reuniones públicas, actos donde figura como el principal orador. Según las autoridades indias la organización Lashkar-e-Taiba controlada por Saeed, es responsable además de lo de Bombay, de otros ataques terroristas en la Cachemira india.
Tanto Washington como Nueva Delhi, han presionado a Islamabad para desmátele tanto su red terrorista Lashkar-e-Taiba como su organización “humanitaria” Jamaat-ud-Dawa durante más de diez años, pero su poder lo convierte prácticamente en un intocable dentro de Pakistán. Además existen fuertes indicios de que la organización Lashkar-e-Taiba, es utilizado por la inteligencia pakistaní a la hora de realizar operaciones militares y terroristas en Jammu y la Cachemira india.
Lashkar-e-Taiba es una de las más poderosas organizaciones de Asia Central, y se la considero por mucho tiempo un aliado de al-Qaeda; ambas organizaciones entrenan en los mismos campamentos. Lashkar-e-Taiba ha llegado a tener centros de entrenamiento en la provincia afgana de Kunar, en las provincias pakistaníes de Khyber y Pakhtunkhwa y en la Cachemira ocupada por Pakistán.
La red Jamaat-ud-Dawa a lo largo del país y cuenta con hospitales, clínicas, escuelas, mezquitas y otros servicios. 

Su financiación, más allá de las fuentes locales, provienen, como siempre en estos casos, de las monarquías sunitas del golfo, particularmente Arabia Saudita y Qatar.
Tras el terremoto de 2005, en Cachemira y las inundaciones de 2010 Jamaat-ud-Dawa tuvo mucha más presencia que el propio estado pakistaní. Atendiendo a millones de damnificados.
Viejos aliados, viejos rencores
La presencia del Daesh o el Walayat e Khorasan ha comenzado a desdibujarse rápidamente, el nuevo giro que está tomando la lucha del Talibán en Afganistán, que durante 2016 se ha afianzado en más de la tercera parte del país y  tiene bajo su control  más de 2 millones de habitantes, ha dado nuevos impulsos a sus hermanos pakistaníes.
Este último dos de febrero el Tehreek Taliban Pakistan anunció que la poderosa Mehsud Mujahideen, también conocido como el Movimiento de los Talibanes en Waziristán del Sur se ha reincorporado al talibán pakistaní.
En mayo de 2015, después de poco menos de un año,  la temible, Jamaat-ul-Ahrar, también reincorporó al TTP. 

Aunque esta última organización ha operado con un importante grado de autonomía. Como bien lo demuestra el ataque realizado por uno de sus comandos contra los visitantes a un parque de la ciudad de Lahore, cuando una multitud festejaban la Pascua cristiana en abril pasado, en que murieron 72 personas mayoritariamente niños y resultaron más de 300 heridos.
Los grandes ataques de estos últimos meses fueron revindicados tanto por el talibán como por el Daesh, lo que hace más difícil deservir en realidad quien está en realidad con más operatividad.
Según se cree el ataque de 26 de noviembre de 2016 contra la base militar en Ghalani fue obra de algunos dirigentes medios que habían abandonado el TTP y se incorporaron a Walayat e Khorasan.
Otro de los letales terroristas que cabalgan entre Estado Islámico y El Talibán es  al que la prensa califica como “el hombre más odiado de Pakistán”  Khalifa Umar Mansour, el comandante del grupo Tehreek-i-Taliban Geedar,  a quien se le adjudica de haber organizado el ataque a la escuela de  Peshawar, en diciembre de 2014, la masacre que terminó con la vida de 141personas, de ellos  132 eran niños o el ataque contra la universidad de Bacha Khan en el Charsadda, donde quedó un saldo de 25 muertos. 

A Khalifa Umar Mansour también conocido como naray voz pastún que significa flaco, fue quien en 2012 dio la orden de asesinar a la militante Malala Yousafzai, Nobel de la Paz 2014.
Otros de los importantes líderes talibanes, que ha tomado gran injerencia a partir del reagrupamiento, es Omar Khalid al- Khurasani, de fluidas relaciones con al-Qaeda y particularmente con su jefe Ayman al-Zawahiri. Al-Khurasani está obsesionado con conseguir armas nucleares.
*Guadi Calvo es escritor y periodista argentino. Analista Internacional especializado en África, Medio Oriente y Asia Central. En Facebook:https://www.facebook.com/lineainternacionalGC.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si nos han de robar, 
que sean otros y no los mismos de siempre

Si como votantes, no nos escuchan
como consumidores, lo harán
boicoetemos sus empresas.
Llevamos las de ganar. 

Como acabar con la ESTAFA de las ELÉCTRICAS... de una puta vez pasando de los Vendepatrias del Bipartidismo

Ante el robo continuo y escandaloso por parte de las eléctricas y sus abusos en el recibo de la luz
propongo... 
actuar todos unidos como consumidores
contratando TODOS 
o en su defecto una gran mayoría,
  otra compañia eléctrica que no sea ninguna de estas dos (ENDESA - IBERDROLA) y cambiarnos a otra cualquiera de las muchas ofertas que existen hoy en día.

De tal forma que no les quede otra a las grandes que plegarse a nuestras demandas de una tarifa más justa y mucho más barata
o atenerse a las consecuencias 
de seguir con su estafa.

En nuestra mano está que siga este robo o cortar por lo sano para que no nos sigan mangoneando

ARMAK de ODELOT

Canción del Indignado Global

(solo pá Mentes preclaras 

libres de Polvo y Cargas)

Si me han de matar que sea,
 un Trump que de frente va

  no un Obama traicionero, 

que me venga por detrás.


Éstos del bipartidismo, 

a nadie ya se la dan

Tanto monta, monta tanto,

ser sociata o liberal.


Que harto me tienen sus cuentos, 

de crisis y guerras sin más

Cuando no hay bandera que tape, 

la ansia de un criminal.


Daños colaterales son, 

inocentes masacrar

si lo hiciéramos con ellos, 

no habría ni una guerra más.


Por eso pasa que pasa, 

que nadie se alista ya

a no ser que la CIA pague,
 
como al ISIS del MOSAD


A mí, que nunca me busquen, 

ni me llamen pá luchar.

Que yo no mato por nadie. 

Yo mato por no matar.


La paz de los cementerios 

es la paz del capital

Si soy rojo es porque quiero, 

en vida, vivir en paz.


Hoy tan solo mata el hambre, 

del rico por tener más 

Con el cómplice silencio, 

de toítos los demás.


Que preferimos taparnos, 

los ojos pá no pensar

O mirar pá otro lado, 

pensando que el mal se irá.


Creer que lo que a otro pasa, 

no nos tiene que importar.

Cá palo aguante su vela, 

repetimos sin cesar.


Éste es el mantra egoísta 

que rula por la sociedad

como si lo que le pase a otro, 

no te pueda a tí pasar


Más todo, cuán boomerang vuelve, 

al sitio de donde partió

y tal vez ocupes mañana, 

el sitio que otro dejó.


Mil pobres ceban a un rico, 

otros mil le dan jornal,

y otros cuantos dan su vida 

porque todo siga igual. 


Que no me coman la oreja, 

que no me creo ya ná

de sus guerras, sus estafas, 

ni su calentamiento global


Tan solo vuestras mentiras, 

esconden una verdad

que unos pocos están arriba 

y abajo tós los demás.


Da igual que seas ateo, 

cristiano o musulmán.

Solo los elegidos, 

el paraíso verán.


Hay medios alternativos, 

amarillos muchos más.

Unos más rojos que otros. 

Los menos, de radikal.


Más todos tienen su cosa, 

y a todos hay que hojear

Que comparando se tiene 

opinión más general.


Qué de tó aprende uno. 

Nadie tiene la verdad.

Ser más papista que el Papa, 

no es garantía de ná.


Solo creo en lo que veo, 

díjome santo Tomás, 

que el que a ciegas se conduce, 

no para de tropezar.


Y al enemigo, ni agua, 

ni nunca contemporizar

No dudes, tarde o temprano, 

siempre te la jugará.


No hay que seguir a nadie 

y a todos hay que escuchar.

Si tu conciencia te guía, 

de nada te arrepentirás.


Dá gusto ver a los ricos, 

pegarse por serlo más

mientras en eso se hallen, 

quizás nos dejen en paz.


Si te crees o no sus mentiras, 

a ellos les dá igual.

Con tomarlas por veraces, 

les basta para actuar. 


Que no me cuenten más cuentos, 

que tós me los sé yo ya.

Se demoniza a cualquiera

que no se deje robar.



No basta con ser un santo, 

sino ser de"su santoral"

Como la cojan contigo, 

no te valdrá ni el rezar.


Pensamiento único llaman. 

Anteojeras pá no pensar

más que en la zanahoria. 

El palo irá por detrás.


Si no crees en lo dictado, 

anti-sistema serás

Y por mucho bien que hagas, 

te van a demonizar.


Que no me coman la oreja, 

que a mí, no me la dan.

Que me sé todos sus cuentos 

y también, cada final.


Si de cañon, quieren carne, 

pál matadero llevar

que busquen a otro tonto, 

que este tonto no va más



No se ha visto en tóa la historia, 

otra estafa sin igual.

Que la madre tóas las crisis, 

que creó el capital


Y cuando tan ricamente, 

uno estaba en su sofá

Relajado y a cubierto, 

de inclemencias y demás,


te cortan sin previo aviso

el grifo de tu maná. 


Y te dejan sin tus sueños,
 
sin trabajo y sin hogar


y pá colmo y regodeo 

de propios y extraños, van

y te dicen como aviso

que al rojo no hay que escuchar


que son peores que el lobo,

del cuento y mucho más

y que si vas y los votas

toíto te lo robarán.



Si como votantes, no nos escuchan

como consumidores lo harán.

Boicoetemos sus empresas

Llevamos las de ganar. 


Si no queda más remedio

que dejarnos de robar

que sea otro y no el de siempre

tal vez así, aprenderá


No hay pan pá tanto chorizo,

dicen, cuando lo que sobra es pan.

Lo que no hay es un par de huevos
 
pá que no nos choriceen más.


Resultado de imagen de eladio fernandez refugiados suecia

Ellos tienen de tó

los demás, cuasi-de-ná

mas ellos son cuatro mierdas

y nosotros sémos más.


La próxima revolución 

contra las corporaciones será

y si ésta no se gana 

no habrá ninguna ya más.

Quien sepa entender que entienda

lo que digo es pá mascar

despacio y con buena conciencia.

Mi tiempo no dá... pá más


Armak de Odelot


Dicen: 

No será televisada, 

la próxima revolución.

Más como nadie se fía 

de lo que se nos dice hoy en día,

pasamos los días enteros, 

tumbados en el sofá

delante la caja tonta,

 por no perder el momento
del pase de la procesión 
que tós llevamos por dentro