No al TTIP

Cita del Día

No sé por qué Estados Unidos piensa que tiene que recorrer el mundo 
obligando a la gente a tomar nuestra forma de gobierno a punta de pistola. 
Cuando se tiene algo realmente bueno, 
no necesitas imponerlo a la gente porque ¡ Te lo roban!
- Dick Gregory

El empeño de EEUU por demonizar cualquier forma de socialismo es porque sería inmediatamente imitado por el resto de naciones. 

Por ello si no puede derrocarlo, emplea todas las formas de guerra económica como sanciones, bloqueo o  ausencia de inversiones para frenar su progreso y así hacer que parezca que este tipo de políticas es un fracaso.

Al primer y único país comunista al que se le levantó el bloqueo y todo tipo de restricciones con el sucio fin de tener mano de obra barata para sus corporaciones, fué a China y en tres décadas se ha convertido en la 1ª potencia económica del mundo.


Armak de Odelot

-----------------------------------------------------------------------------


La MISIÓN de los MEDIOS 

no es la de ser PALMEROS ni PREGONEROS de los GOBIERNOS 

sino la de ser CRÍTICOS con lo que hagan los MISMOS 

así como OFRECER una VERSIÓN ALTERNATIVA y VERAZ 

cuando la REALIDAD sea DIFERENTE 

a la VERSIÓN OFICIAL con la que nos quieren hacer COMULGAR








domingo, 12 de marzo de 2017

Carlos Herrera, el Ejército y los gilipollas por Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejército de Tierra

Resultado de imagen de Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejército de Tierra,

Carlos Herrera, el Ejército y los gilipollas


A estas alturas parece imposible aspirar a una semana tranquila, pero al menos se pretende que los domingos, el Día del Señor, a uno le dejen rezar al Todopoderoso con tranquilidad, más que nada por ver si este mundo que ha creado sigue siendo tan maravilloso. 
No parece que los deseos vayan en concordancia con los designios del Señor y, claro está, siempre hay alguien que te revienta el desayuno espiritual. 
Esta semana le tocó a Carlos Herrera y su inefable “El Ejército y los gilipollas”, que por otra parte me ha permitido titular la entrada de blog sin que ello suponga un exabrupto, sino solo un revés cruzado a su saque.
Para señalar como gilipollas a Pedro Santiesteve y Ada Colau, el prestigioso periodista comenzaba su entrada con un cimiento no más sólido que las/sus arenas movedizas: 
“Convendría conocer al Ejército Español mejor de lo que se le conoce”. 
Lo hacía como si él tuviera un conocimiento que los anteriores no poseen y que, además, lo hubiera obtenido como el que sale por la puerta de su casa y acude al quiosco. 
Según Carlos Herrera, Pedro Santiesteve y Ada Colau se empeñan en salir a la calle y taparse los ojos para no tropezarse con un moderno Ejército Español cuyo resplandor ciega más que el Arca de la Alianza de Indiana Jones. 
El problema de realizar tan formidable aseveración sin tener ni puñetera idea de lo que ocurre en los cuarteles, salvo por lo que le transmiten sus amigos generalotes o los brillantes relojes Omega de estos, radica en que las manifestaciones sobre las miserias castrenses se acumulan en los últimos tiempos: teniente Candón, teniente Company Cros, capitán Patricia Campos, comandante Cantera, padre del fallecido teniente Sebastián Ruiz, padre del también perecido sargento Ojeda, Iván Ramos, Andrés Merino, Javier Fontao… 
Lista que, desgraciadamente, se verá aumentada en los próximos años con una pequeña parte, pero más que considerable, de los más de 4.250 discapacitados despedidos y de los más de 50.000 militares que pueden perder su trabajo en los próximos años. 
Casi 55.000 perjudicados, me temo, le terminarán por explicar a Carlos Herrera que los generales con los que se codea no le han contado, exactamente, lo maravillosa que es la vida castrense.
Porque si se analiza rigurosamente el discurso de Pedro Santiesteve solo podemos concluir que desea unas Fuerzas Armadas modernas, democráticas y antimilitaristas. 
Término este último que no se ha querido comprender y que ha servido para el ataque final de los rancios. 
Que también son clones o actúan como tal. 
Antimilitarista quiere decir civilizado o, lo que es lo mismo, que nuestra milicia pierda todo lo que Franco le dejó en herencia (justicia militar, cúpula negligente y golpista, familias militares engordando la pirámide militar hasta reventarla) y adquieran en el siglo XXI lo que el siglo XX ya ofrecía (sindicatos, derechos y libertades) para adecuarse a Alemania, Bélgica, Holanda o Noruega. 
Y antimilitarista también es sinónimo de vida, porque Noruega canceló los vuelos similares al Yak-42 tras una única queja, mientras nosotros asistimos al entierro de 62 féretros, bien envueltos en la bandera de España, después de 14 quejas, una pregunta parlamentaria y un informe de los servicios secretos (y unas corruptelas marca de la casa).
Y si se estudia la decisión de Ada Colau de no permitir que el Ejército esté en un salón educativo habría que hacerlo desde términos críticos. 
Igual que me parece increíble que más de cien mil personas piten y reprueben un himno en en un estadio de fútbol y nos contentemos con que todas esas personas han sido carcomidas por el odio y engañadas de forma falaz por el nacionalismo en lugar de preguntarnos qué podemos estar haciendo mal, no llego a comprender cómo se puede solventar con dos coces y tres insultos que toda una alcaldesa de Barcelona decida que el Ejército Español no debe estar en un salón educativo. 
No, ciertamente, el problema no es el odio. 
A lo mejor, tendríamos que relacionar tal decisión con el ascenso a general de los que fueron golpistas y marcadamente antidemocráticos durante el 23-F (junto a la purga de todos los que se mostraron demócratas). 
Siniestros personajes como el teniente general Mena y sus amenazas a Catalunya en el año 2006 o las recientes aseveraciones del teniente general Gómez de Salazar priorizando el deber militar a los derechos humanos o equiparando a las asociaciones militares con el yihadismo son razones más que suficiente para excluir a una institución de un salón educativo. 
Yo tampoco quisiera que un ejército que premia a golpistas o pisotea los derechos humanos sirviera como ejemplo a los más pequeños, pues lo que corresponde a nuestras Fuerzas Armadas es más bien todo lo contrario a educar: educarse. 
Y soy militar y amo mi profesión, pero no tal y como a día de hoy opera, no mientras abandona y trata de forma miserable a sus propios soldados y discapacitados. 
No mientras pisotea los derechos humanos.
No obstante, sería bueno que Carlos Herrera preguntara a sus amigotes generales en alguna comida, cena o evento por todos los oficiales delincuentes que sirven en las fuerzas armadas.
 Esta semana hemos sabido que la lista se va a incrementar, pues los tres militares condenados por sus prácticas mafiosas en el Hospital Gómez Ulla continuarán en sus puestos una vez cumplan sus condenas (eso sí, con putas, relojes, jamones, comisiones, trabajos ficticios, servicio de limpieza, yates, motocicletas y mucho más en el zurrón). 
Se unirán, pues, al teniente coronel que acosó a una capitán, al capitán que agredió a 28 reclutas, al teniente que robó portátiles y los vendió en EBay, a los miles de militares que engañaron a los contribuyentes con facturas falsas de mudanza (10,5 millones de euros), al teniente que intentó violar a una cabo… 
No parece este, sinceramente, un cuerpo militar digno de ningún ejercicio didáctico, al menos yo no osaría presentarlo a ningún concurso o premio que gozara de cierta higiene. 
Y, puestos a pedir, no estaría de más que tan ilustre periodista se dignara a informar en los medios de comunicación sobre todas esas noticias que terminan sepultadas bajo el desfile de palabras tan grandilocuentes como apócrifas en reportajes tan complacientes con la cúpula militar que cualquiera diría que son pagados y dictados desde las altas instancias. 
Ese sería un gran servicio a la patria.
Sinceramente, no creo que Carlos Herrera sea un gilipollas, aunque sería un colofón magnífico a esta entrada, sino que, como le ocurre a muchas otras personas (por ejemplo, Alfonso Ussía), tiene una falsa imagen del ejército construida en base al relato de los generalotes, amigos o familiares y teme que su destrucción termine de alguna forma dañando a España. 
Curiosamente, nada emponzoña más a España y al Ejército que este tipo de defensas patrióticas que ejecutan las pocas posibilidades de cambio que existen y respaldan a los corruptos y caciques que dirigen nuestras Fuerzas Armadas.
Resultado de imagen de Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejército de Tierra,En mi opinión, no es tiempo de exaltaciones ni de insultos, es tiempo de autocrítica.
Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejército de Tierra, portavoz de OATM y autor de dos novelas (Un paso al frente en 2014 y Código rojo en 2015).
Mi principal fuente de ingresos en la actualidad es la venta de ejemplares de la novela Código rojo y las presentaciones que realizo con ella. 
Imagen relacionada
“Código rojo no deja títere con cabeza. Se arriesga, proclamando la verdad a los cuatro vientos, haciendo que prevalezca, por una vez, algo tan denostado hoy en día como la libertad de expresión” (“A golpe de letra” por Sergio Sancor).
Si quieres organizar una presentación, una charla u otro evento puedes ponerte en contacto conmigo en el correo electrónico luisgonzalosegura@gmail.com.
Imagen relacionada
Un oficial de las Fuerzas Armadas pone al descubierto las corruptelas de esta institución tabú heredada del franquismo

TENIENTE GONZALO SEGURA: "EL EJÉRCITO ESPAÑOL FUNCIONA COMO UN ESTADO PARALELO" (VÍDEO)

    Por JUAN ANDRÉS PÉREZ RODRÍGUEZ Y CRISTÓBAL GARCÍA VERA / CANARIAS-SEMANAL.ORG.- 

"Un paso al frente" es el significativo título de una novela que narra, utilizando el recurso de la ficción, una situación de corrupción estructural y generalizada en el ejército español. 

 Una realidad marcada por el absoluto dominio de una casta de oficialesque se desenvuelven como auténticos "señores feudales", con la posibilidad de gestionar a su antojo los recursos públicos y de utilizar a los soldados como sus particulares siervos de la gleba.

     Esta obra, sin embargo, no ha sido escrita por un antimilitarista que abogue por la desaparición de las Fuerzas Armadas.  

Su autor, Luis Gonzalo Segura, es un joven teniente con evidente vocación militar y movido por el deseo de que esta institución deje de funcionar como "una dictadura".

    "Yo lo que realmente quiero - explica - es que se cambie el modelo.  El modelo del ejército está obsoleto.  

Es una estructura del siglo XX en la que no hay independencia judicial.  

Los sistemas de auditorías hay que externalizarlos al ministerio de Hacienda.  Sumemos a eso que no hay libertad de expresión y las consecuencias son las que estoy diciendo: abusos, privilegios, corrupción...".

    Antes de decidirse a escribir un libro que se ha convertido en lectura prohibida en todos los cuarteles, Gonzalo Segura interpuso diversas denuncias ante la jurisdicción militar.  

Todos sus esfuerzos por encontrar justicia en este ámbito resultaron absolutamente inútiles.

"Hay un desvío de dinero generalizado en casi todas las unidades del ejército"

   Fue entonces cuando decidió poner negro sobre blanco un "mundo que -dice- es absolutamente ignorado por la mayoría de los españoles y que tienen derecho a conocer".

        Las consecuencias de su iniciativa no se hicieron esperar.  Hace escasos días, terminaba de cumplir dos meses de arresto en la prisión militar de Colmenar Viejo (Madrid), donde mantuvo una huelga de hambre en protesta por su situación.  

Actualmente, tiene un proceso abierto que podría suponer su expulsión del ejército y pesa sobre su cabeza la posibilidad de que el fiscal que lleva su caso decida imputarle algunos delitos que le podrían conducir a la cárcel.

  "Si los militares tuvieran libertad de expresión destaparían todo lo que sucede en las fuerzas armadas"

    Pese a todo, mantiene intactos los ánimos y se muestra decidido a no rendirse, a continuar denunciando, motivado por lo que considera que es "su deber moral".

        Con este propósito, y en el marco de una gira de presentación de su libro que le llevará a diferentes regiones del Estado español, Gonzalo Segura recalaba esta semana en las Islas.  Apenas media hora después de aterrizar en el Aeropuerto de Gran Canaria tuvo la deferencia de conceder la presente entrevista a Canarias Semanal.

     En ella, el teniente explicó, con todo lujo de detalles, las interioridades de un ejército que - afirma - "ha cambiado muy poco desde la dictadura franquista y en el que los miembros de la cúpula son auténticos semidioses, mientras que los soldados sufren la mayor precariedad".
VÍDEO:


 Canarias-semanal.org, Digital informativo de ámbito internacional y actualización diaria, de lunes a viernes

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si nos han de robar, 
que sean otros y no los mismos de siempre

Si como votantes, no nos escuchan
como consumidores, lo harán
boicoetemos sus empresas.
Llevamos las de ganar. 

Como acabar con la ESTAFA de las ELÉCTRICAS... de una puta vez pasando de los Vendepatrias del Bipartidismo

Ante el robo continuo y escandaloso por parte de las eléctricas y sus abusos en el recibo de la luz
propongo... 
actuar todos unidos como consumidores
contratando TODOS 
o en su defecto una gran mayoría,
  otra compañia eléctrica que no sea ninguna de estas dos (ENDESA - IBERDROLA) y cambiarnos a otra cualquiera de las muchas ofertas que existen hoy en día.

De tal forma que no les quede otra a las grandes que plegarse a nuestras demandas de una tarifa más justa y mucho más barata
o atenerse a las consecuencias 
de seguir con su estafa.

En nuestra mano está que siga este robo o cortar por lo sano para que no nos sigan mangoneando

ARMAK de ODELOT

Canción del Indignado Global

(solo pá Mentes preclaras 

libres de Polvo y Cargas)

Si me han de matar que sea,
 un Trump que de frente va

  no un Obama traicionero, 

que me venga por detrás.


Éstos del bipartidismo, 

a nadie ya se la dan

Tanto monta, monta tanto,

ser sociata o liberal.


Que harto me tienen sus cuentos, 

de crisis y guerras sin más

Cuando no hay bandera que tape, 

la ansia de un criminal.


Daños colaterales son, 

inocentes masacrar

si lo hiciéramos con ellos, 

no habría ni una guerra más.


Por eso pasa que pasa, 

que nadie se alista ya

a no ser que la CIA pague,
 
como al ISIS del MOSAD


A mí, que nunca me busquen, 

ni me llamen pá luchar.

Que yo no mato por nadie. 

Yo mato por no matar.


La paz de los cementerios 

es la paz del capital

Si soy rojo es porque quiero, 

en vida, vivir en paz.


Hoy tan solo mata el hambre, 

del rico por tener más 

Con el cómplice silencio, 

de toítos los demás.


Que preferimos taparnos, 

los ojos pá no pensar

O mirar pá otro lado, 

pensando que el mal se irá.


Creer que lo que a otro pasa, 

no nos tiene que importar.

Cá palo aguante su vela, 

repetimos sin cesar.


Éste es el mantra egoísta 

que rula por la sociedad

como si lo que le pase a otro, 

no te pueda a tí pasar


Más todo, cuán boomerang vuelve, 

al sitio de donde partió

y tal vez ocupes mañana, 

el sitio que otro dejó.


Mil pobres ceban a un rico, 

otros mil le dan jornal,

y otros cuantos dan su vida 

porque todo siga igual. 


Que no me coman la oreja, 

que no me creo ya ná

de sus guerras, sus estafas, 

ni su calentamiento global


Tan solo vuestras mentiras, 

esconden una verdad

que unos pocos están arriba 

y abajo tós los demás.


Da igual que seas ateo, 

cristiano o musulmán.

Solo los elegidos, 

el paraíso verán.


Hay medios alternativos, 

amarillos muchos más.

Unos más rojos que otros. 

Los menos, de radikal.


Más todos tienen su cosa, 

y a todos hay que hojear

Que comparando se tiene 

opinión más general.


Qué de tó aprende uno. 

Nadie tiene la verdad.

Ser más papista que el Papa, 

no es garantía de ná.


Solo creo en lo que veo, 

díjome santo Tomás, 

que el que a ciegas se conduce, 

no para de tropezar.


Y al enemigo, ni agua, 

ni nunca contemporizar

No dudes, tarde o temprano, 

siempre te la jugará.


No hay que seguir a nadie 

y a todos hay que escuchar.

Si tu conciencia te guía, 

de nada te arrepentirás.


Dá gusto ver a los ricos, 

pegarse por serlo más

mientras en eso se hallen, 

quizás nos dejen en paz.


Si te crees o no sus mentiras, 

a ellos les dá igual.

Con tomarlas por veraces, 

les basta para actuar. 


Que no me cuenten más cuentos, 

que tós me los sé yo ya.

Se demoniza a cualquiera

que no se deje robar.



No basta con ser un santo, 

sino ser de"su santoral"

Como la cojan contigo, 

no te valdrá ni el rezar.


Pensamiento único llaman. 

Anteojeras pá no pensar

más que en la zanahoria. 

El palo irá por detrás.


Si no crees en lo dictado, 

anti-sistema serás

Y por mucho bien que hagas, 

te van a demonizar.


Que no me coman la oreja, 

que a mí, no me la dan.

Que me sé todos sus cuentos 

y también, cada final.


Si de cañon, quieren carne, 

pál matadero llevar

que busquen a otro tonto, 

que este tonto no va más



No se ha visto en tóa la historia, 

otra estafa sin igual.

Que la madre tóas las crisis, 

que creó el capital


Y cuando tan ricamente, 

uno estaba en su sofá

Relajado y a cubierto, 

de inclemencias y demás,


te cortan sin previo aviso

el grifo de tu maná. 


Y te dejan sin tus sueños,
 
sin trabajo y sin hogar


y pá colmo y regodeo 

de propios y extraños, van

y te dicen como aviso

que al rojo no hay que escuchar


que son peores que el lobo,

del cuento y mucho más

y que si vas y los votas

toíto te lo robarán.



Si como votantes, no nos escuchan

como consumidores lo harán.

Boicoetemos sus empresas

Llevamos las de ganar. 


Si no queda más remedio

que dejarnos de robar

que sea otro y no el de siempre

tal vez así, aprenderá


No hay pan pá tanto chorizo,

dicen, cuando lo que sobra es pan.

Lo que no hay es un par de huevos
 
pá que no nos choriceen más.


Resultado de imagen de eladio fernandez refugiados suecia

Ellos tienen de tó

los demás, cuasi-de-ná

mas ellos son cuatro mierdas

y nosotros sémos más.


La próxima revolución 

contra las corporaciones será

y si ésta no se gana 

no habrá ninguna ya más.

Quien sepa entender que entienda

lo que digo es pá mascar

despacio y con buena conciencia.

Mi tiempo no dá... pá más


Armak de Odelot


Dicen: 

No será televisada, 

la próxima revolución.

Más como nadie se fía 

de lo que se nos dice hoy en día,

pasamos los días enteros, 

tumbados en el sofá

delante la caja tonta,

 por no perder el momento
del pase de la procesión 
que tós llevamos por dentro