No al TTIP

Cita del Día

No sé por qué Estados Unidos piensa que tiene que recorrer el mundo 
obligando a la gente a tomar nuestra forma de gobierno a punta de pistola. 
Cuando se tiene algo realmente bueno, 
no necesitas imponerlo a la gente porque ¡ Te lo roban!
- Dick Gregory

El empeño de EEUU por demonizar cualquier forma de socialismo es porque sería inmediatamente imitado por el resto de naciones. 

Por ello si no puede derrocarlo, emplea todas las formas de guerra económica como sanciones, bloqueo o  ausencia de inversiones para frenar su progreso y así hacer que parezca que este tipo de políticas es un fracaso.

Al primer y único país comunista al que se le levantó el bloqueo y todo tipo de restricciones con el sucio fin de tener mano de obra barata para sus corporaciones, fué a China y en tres décadas se ha convertido en la 1ª potencia económica del mundo.


Armak de Odelot

-----------------------------------------------------------------------------


La MISIÓN de los MEDIOS 

no es la de ser PALMEROS ni PREGONEROS de los GOBIERNOS 

sino la de ser CRÍTICOS con lo que hagan los MISMOS 

así como OFRECER una VERSIÓN ALTERNATIVA y VERAZ 

cuando la REALIDAD sea DIFERENTE 

a la VERSIÓN OFICIAL con la que nos quieren hacer COMULGAR








viernes, 3 de marzo de 2017

EEUU e Israel implicados en Asesinatos de Paramilitares en Latinoamérica como con los de Yihadistas en Oriente Medio


Honduras: Revelan que asesinos de Berta Cáceres fueron entrenados en EEUU

Además de Díaz y Bustillo, en la operación participó Henry Javier Hernández, un francotirador retirado que trabajó bajo el mando de Díaz en el 15º Batallón, una de las dos unidades de las fuerzas especiales del ejército hondureño, formadas y adiestradas por EEUU en la década de 1980, con el objetivo de desarrollar su estrategia contrainsurgente. 
Eran momentos en que desde Honduras se prestaba apoyo a la “contra” que combatía a la Revolución Sandinista en Nicaragua. 
También en El Salvador y en Guatemala se desarrollaban procesos de lucha armada contra gobiernos plenamente subordinados a EEUU. 
Tres décadas después, la estructura de fuerzas especiales adiestradas por el Comando Sur continúa en pie, ahora bajo el pretexto de las “amenazas difusas”, en particular la lucha contra el terrorismo y las drogas.
El 15º Batallón, al igual que el Centro de Entrenamiento de las fuerzas especiales, tiene su sede en el Bajo Aguan, una de las regiones socialmente más conflictivas, donde las comunidades campesinas denuncian la represión militar. 
Allí fueron asesinados la mayor parte de los 124 líderes y activistas sociales que luchan contra el monocultivo de la palma aceitera, en manos de compañías trasnacionales asociadas a empresarios locales, quienes en la práctica ejercen el poder de mando sobre los cuerpos militares, que aplican la doctrina “antiterrorista” contra la población que resiste a los proyectos que intentan quedarse con su territorio.
Luego de su retiro formal en 2013, Hernández se convirtió en informante de la inteligencia militar hasta ser detenido en enero de 2017.
Según lo publicado en The Guardian, registros telefónicos incluidos en la causa judicial ubican a Bustillo y Hernández en el pueblo de La Esperanza, donde vivía Berta Cáceres, desde varios días antes de ser asesinada.
La información también consigna que el mayor en actividad Mariano Díaz, al momento de su arresto, estaba siendo investigado por secuestros y tráfico de drogas. 
Pese a eso, estaba a punto de ser ascendido.
“En nuestro país hay una dictadura”
Olivia Zuñiga, la hija mayor de Berta Cáceres, considera que el Estado hondureño es gobernado por “una elite criminal, formada también por empresarios que trabajan para favorecer al capital transnacional y no a las grandes mayorías de nuestro pueblo”.
Consultada por Notas para una entrevista que se publicará en forma completa en las próximas horas, Olivia señaló que este es “un momento en que la dictadura se impone en nuestro país con políticas de terror”.
El crimen de Berta Cáceres es lo que confirma todas las sospechas que había, de que muchas compañeras y compañeros fueron asesinados por escuadrones de la muerte por defender la vida. Nosotros siempre lo hemos denunciado, y como movimientos sociales hemos tenido certeza de ello: 
como en la década del ’80, un nuevo Plan Cóndor se ha impuesto a partir del golpe de Estado en Honduras. 
El golpe de Estado de 2009 fue crucial para reactivar nuevamente todos los grupos paramilitares, para reactivar los escuadrones de la muerte”.
“A pesar de ser una líder con un perfil internacional muy alto, de ser una lideresa reconocida mundialmente, nada de eso detuvo a las élites criminales, que la mandaron a asesinar con escuadrones de la muerte y con toda una guerra contra nuestros pueblos, con tropas de élite entrenadas por EEUU, por Colombia, por Israel”, remata Zuñiga.
By Octubrediario-octubre.com

En Honduras exigen justicia tras un año del asesinato de activista Berta Cáceres

Miembros del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh) efectuaron este miércoles una marcha en esta capital para exigir justicia por la activista Berta Cáceres a un año de su asesinato.

‘Queremos que den con los autores intelectuales del hecho violento’, afirmaron los participantes en la manifestación que al grito de consignas y con imágenes de Cáceres se movilizó hasta la sede de la Corte Suprema de Justicia.

Berta Cáceres murió ultimada a tiros el pasado 3 de marzo, cuando hombres armados irrumpieron en horas de la madrugada en su vivienda, ubicada en el departamento suroccidental de Intibucá.

Por el crimen, que generó una ola de repudio internacional, las autoridades hondureñas arrestaron hasta ahora a ocho personas, incluidas algunas ligadas a la compañía promotora del proyecto hidroeléctrico Agua Zarca al que la líder ambientalista se oponía.

Los manifestantes señalaron además que presentarán una petición por escrito al gobierno para que se respeten los derechos de los nueve pueblos indígenas del país.

De acuerdo con un informe reciente de la organización no gubernamental Global Witness, Honduras es el país más letal para los activistas ambientales del mundo, con más de 80 asesinatos perpetrados tan solo en los últimos tres años.

PL

Más 4.8 millones de hondureño viven en la línea de la pobreza

TEGUCIGALPA. 

La pobreza cada vez asciende más en Honduras, estadísticas del Foro Social de Deuda Externa de Honduras, (FOSDEH), revelan que unos 4.8 millones de hondureños viven en la línea de la pobreza.

La cifra mencionada, representa el 60 por ciento de la población hondureña que vive en situación crítica.

Las cifras fueron facilitadas por el presidente de este organismo no gubernamental, Nelson García Lobo.

Según García Lobo, más del 90% de las personas que emigran aseguran que lo hacen por la difícil condición económica que están viviendo.

Asimismo los hondureños han explorado otras opciones como ofrecer su fuerza laborea en países vecinos.

A criterio del economista del FOSDEH, Raf Flores, en el país se han gastado muchos recursos para disminuir la pobreza.

El experto en economía apuntó que las últimas cifras del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), han dado a conocer que los niveles de pobreza en Honduras no han variado comparado desde el año 2000 tiempo en que se inició la “famosa” Estrategia de Reducción de la Pobreza.

Agregó, que al verse desde la serie de programas “paliativos” para reducir la pobreza en el país se ha gastado muchos recursos y prácticamente la proporción de hogares en pobreza es significativa.

Asimismo, Flores, dijo que al hacer la relación población-pobreza dado que los hogares más pobres son los que tienen más miembros familiares, casi el 70 por ciento de la población hondureña están bajo la línea de la pobreza.

"En el asesinato de Berta Cáceres están implicados funcionarios del Gobierno de Honduras"

Detalla los días, las horas y casi los minutos exactos en los que parecía más sospechoso que víctima. 
Los momentos en los que acababa de ser testigo del asesinato de la líder indígena hondureña  Berta Cáceres, en los que acababa de ser herido de bala. "Nadie pensó que yo estaría ahí".
A pesar del dolor y el riesgo que supuso,  Gustavo Castro agradece haber estado donde estuvo la madrugada de hace exactamente seis meses. Si no hubiese sido así, no habría sido testigo del asesinato de la reconocida activista. 
"Entonces, sería imposible rebatir la versión oficial de los hechos. 
Podrían haber inventado cualquier cosa", explica el defensor del medio ambiente en la sede de Amnistía Internacional España. 
"Pero no les salió bien. Yo estaba allí".
Su narración de las diligencias realizadas por la Fiscalía hondureña denuncia el "interés del Gobierno y de la justicia hondureñas" en que su versión coincidiese "con la que ellos habían construido".
Han pasado seis meses desde el asesinato de Berta Cáceres. ¿Qué recuerda de aquel día?
Faltaban 20 minutos para la medianoche. 
Fue todo muy silencioso. Uno de los hombres fue a la habitación de Berta, el otro a la mía. Aunque no contaban que estuviese allí, prácticamente nadie lo sabía. 
Me disparó, la bala me rozó la mano y la oreja (muestra las marcas en su oreja y su mano izquierdas). 
Cuando se fueron, Berta me gritó desde su habitación. Salí de la mía herido, fui a buscarla. Al minuto, ella falleció.
Yo empecé a llamar a la gente del COPINH, pero nadie respondía, estaban todos dormidos. Contacté con gente en Mexico, a las 12 de la noche, y la gente empezó a moverse para intentar localizar a gente del COPINH, para que alguien me sacase de allí. A las 2.15 de la madrugada me recogieron de la casa de Berta. Nos quedamos esperando en una furgoneta con los cristales tintados, llegó la Policía, el Ejército. 
Pero la Fiscalía me llamó y me dijo que no me fuese con la policía hasta que ellos llegasen.
¿Temía que supiesen que usted estaba allí?
Cuando la policía llega a la casa se dan cuenta de que había gente, vieron sangre, y estaba ahí mi maleta, que estaba identificada. 
Ya sabían la identidad del testigo, ya sabían que era yo.
No esperaban que yo iba a estar allí. Estaban vigilando a Berta pero esa noche me quedé en su casa de forma improvisada. 
Necesitaba trabajar y Berta me dijo que podía quedarme y conectarme. Y, ahora, seis meses después, cada vez estoy más convencido de que pretendían un asesinato limpio. 
En el que Berta iba a estar sola en su casa. 
En el que cualquier argumento que se diera sobre el asesinato podría ser creíble o muy difícil de rebatir.
Se podría decir que era un robo o un asalto. Su casa estaba aislada. Era el escenario ideal. Pero estaba allí, no lograron asesinarme y entonces activaron sus otros planes.
La Policía sospechó de miembros del COPINH en un primer momento. ¿Por qué cree que se trató de inculpar a sus miembros?
Ese fue su escenario B. La policía me lleva a tomar declaración. Ya habían detenido a un miembro del COPINH, lo encarcelaron como si fuese sospechoso, pero yo aún no lo sabía. Al mismo tiempo, estaba con la policía y estaba hablando con el hombre al que habían encargado hacer el retrato hablado [retrato robot]. Él dibujaba a una persona que no era la que yo describía.
Yo le decía: es que esa persona no es la que yo vi, es otra. Borraba y lo volvía a dibujar exactamente igual. Me di cuenta después, pero estaba retratando a Aureliano. Estaba haciendo el dibujo de la persona del COPINH que ya tenían presa. Yo no sabía, no lo conocía. Me di cuenta días después cuando vi su fotografía en el periódico.
Simplemente mi testimonio no coincidía con lo que ellos estaban intentando montar. Esto demuestra que había una intención clara de involucrar a gente del COPINH en el asesinato. Pero no lo logran.
¿Cree que intentaron involucrarle en el asesinato de Berta?
Ese era su Plan C: a este mexicano lo vamos a imputar. Yo sabía que los militares, policías o sicarios iban a estar esperando a acabar el trabajo y ese riesgo aumentaba cada día que seguía en La Esperanza (localidad donde Berta Cáceres fue asesinada). Llevaba dos días sin dormir, tenía a dos policías vigilando donde dormía pero podían ser los mismos que atosigaban a Berta.
Dos días después del asesinato, me podía ir. Pero por la mañana me pidieron amablemente si me quedaba a una prueba más. Lo hice. Querían otra reconstrucción de los hechos. Al terminar, en la madrugada del 4 al 5 me dijeron que ahora sí que me podía ir.
La embajada me consiguió un vuelo y, antes de subir, de repente aparecen varios fiscales y policías que me bloquean la entrada. Les preguntaba que quiénes eran, y no me lo decían. 
Solo me respondían: "Usted no se puede ir". ¿Por qué? "No se puede ir", repetían. Sin presentar nada, ningún documento. Era un secuestro.
Entonces, la embajadora, que no daba crédito, propuso que fuésemos a la Embajada. Antes de salir del aeropuerto, me impiden la salida. Me decían que me tenía que ir con ellos sin darme la razón. Como vieron que no cedía a subirme a su vehículo, me amenazaron con detenerme.
Entonces, la embajadora y el cónsul me tomaron de los brazos, una a cada lado y dijeron: "Protección consular. 
De aquí no sale". Obviamente no iban a empujar a la embajadora y al cónsul, no se atrevieron a forcejear y me dejaron volver a la Embajada. 
Le prohibieron salir del país durante 30 días. 
La intención era incriminarme, imputarme y tenerme ahí por si lo lograban.  Después de eso mi abogada reclama varias inconsistencias legales, y la jueza decretó que impedía a mi abogada su ejercicio profesional. Cosa que también es ilegal.
El transcurso de ese mes fue una tortura psicológica porque en cualquier momento esperaba que llegasen a por mí inventando cualquier excusa. También intentaron relacionar mis zapatos con los de los asesinos que dieron una patada en la puerta.
De momento, han sido detenidas cinco personas. Entre ellas, un miembro del Ejército y un gerente y un trabajador de la empresa DESA. ¿Cree que ya están todos?
No, pero con ellos no tuvieron otra opción. Porque están involucrados todos: la empresa, el Ejercito, los sicarios, jueces... Sacrificaron las piezas más bajas, era el mal menor. Estamos convencidos de que había más gente. No actuaron solos, ni ese sicario solo, había más. Están implicados funcionarios del Gobierno de Honduras, familias importantes de Honduras.
Durante la noche del asesinato de Berta pudo ver la cara a uno de los sicarios, el que le disparó a usted. ¿Ha reconocido si se trata de alguno de los detenidos?
El Gobierno aún no me ha llamado para reconocer a los imputados que tiene presos. Los han metido en la cárcel con pruebas muy débiles sabiendo que así en un año pueden estar libres. Y, repito, hay más involucrados. 
El mismo coordinador de fiscales de Honduras es miembro del despacho de abogados de la misma empresa DESA.
El nombre de Berta Cáceres aparecía en un lista militar de objetivos a eliminar, según publicó The Guardian. ¿Sabe si este asunto se está investigando?
Hasta donde sabemos, no lo han investigado. Como eso es una revelación que hace uno de los supuestos sicarios, el Gobierno no ha querido moverlo.
Teniendo en cuenta que Honduras no accede a solicitar la investigación independiente que piden, ¿están investigando ustedes por su cuenta?
El COPINH está preparando un grupo de expertos independientes para que apoye las investigaciones en mi caso y en el caso de Berta. 
Estaría formado por juristas, gente con distintas experiencias que apoye la investigación, a la familia y al COPINH. 
Serviría para hacer presión y para opinar sobre las líneas de investigación. Pero esto va a ser un esfuerzo de la sociedad civil y de los medios.
También voy a declararme como parte activa en el proceso, como acusación privada, lo que implica que debería tener acceso a la hora de opinar sobre el peritaje o las líneas de investigación. 
Y la última, se está estudiando la posibilidad de demandar al Gobierno de Honduras ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos.
¿Por qué es tan arriesgado defender el medio ambiente?
Ese es el tema clave. Lo que explica fundamentalmente esto es que todos los Gobiernos están abriendo sus fronteras a la inversión bajo los mecanismos de tratado de libre comercio. Las grandes empresas disputan el territorio, y ¿eso qué significa?
Son negocios de inversiones cuantiosas que implican millones y millones. Hablamos de gas, fracking, electricidad, control de agua, agronegocios de gran exportación, madera, celulosa... 
Un montón de proyectos que implican extracción para el consumo en Europa y EEUU. Pero, para que la empresa llegue e invierta, debes desregularizar tu país. 
Si antes la legislación de inversión extranjera impedía el uso de playas, costas o petróleo por parte de las empresas por ser un bien publico, se cambia la ley para que estos bienes se puedan privatizar.
Los tratados de libre comercio obligan a los gobiernos a cambiar las leyes para facilitar la inversión. Si no lo hacen, la empresa puede denunciarles. 
Este análisis no se ve. Solo se ve al defensor que llega, es golpeado, asesinado y no sabemos por qué. Pobrecitos. 
Hay una explicación estructural en donde los gobiernos tiene que modificar toda su legislacion, lo que supone el enfrentamiento entre el pueblo que defiende sus recursos y el Gobierno, que no quiere pagar la indemnización.
Entonces, según los tratados de libre comercio, si un gobierno le quita la concesión a una empresa por violaciones de derechos humanos, deforestación, contaminación, etc., el Gobierno será denunciado por la empresa, y tendrá que indemnizarla a través de un centro de disputa. 
Y los Gobiernos no quieren llegar a ese punto.
¿Y esta situación se traduce en el aumento de la represión sobre los defensores del medio ambiente?
Hay una presión muy fuerte por parte de la sempresas multinacionales. El Gobierno dice: me sale más barato reprimir que retirar la concesión. 
Las concesiones son oro, plata, monocultivos… Y entonces se modifica la legislación en America Latina para criminalizar las protestas. 
Salgo para protestar porque me dejan sin agua y se convierte en un crimen, en terrorismo, en secuestro de los recursos. Porque estás impidiendo la inversión.
¿Responsabiliza también entonces a la existencia de tratados de libre comercio de asesinatos como el de Berta Cáceres?
El tratado de libre comercio es el mecanismo. Las empresas transnacionales que ambicionan esa extracción a cualquier precio y los gobiernos que lo permiten son también responsables de asesinatos de defensoras como Berta Cáceres. 
Los tratados de libre comercio amarran a estos países para que acaben permitiendo las vulneraciones de derechos humanos.
¿Cómo ha afectado el asesinato de Berta a esta lucha?
Han quedado varios mensajes. Aunque son valiosos, no bastan los premios Goldman ni de derechos humanos para proteger la vida de los defensores. Tampoco nos protege el hecho de que organismos de derechos humanos den supuestas protecciones. 
Al final, si es el mismo Gobierno el que tiene que protegernos, no sirve de nada. Este mensaje es muy duro, no solo para América Latina, sino para todos.
El asesinato de Berta despertó muchas conciencias adormecidas. Berta nos manda un mensaje muy claro: despertemos humanidad. Berta no murió, se multiplicó: fue impresionante cómo se reventó por todos los lados. 
Y a Berta no la sepultamos, la sembramos. Empezó a florecer por todas partes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si nos han de robar, 
que sean otros y no los mismos de siempre

Si como votantes, no nos escuchan
como consumidores, lo harán
boicoetemos sus empresas.
Llevamos las de ganar. 

Como acabar con la ESTAFA de las ELÉCTRICAS... de una puta vez pasando de los Vendepatrias del Bipartidismo

Ante el robo continuo y escandaloso por parte de las eléctricas y sus abusos en el recibo de la luz
propongo... 
actuar todos unidos como consumidores
contratando TODOS 
o en su defecto una gran mayoría,
  otra compañia eléctrica que no sea ninguna de estas dos (ENDESA - IBERDROLA) y cambiarnos a otra cualquiera de las muchas ofertas que existen hoy en día.

De tal forma que no les quede otra a las grandes que plegarse a nuestras demandas de una tarifa más justa y mucho más barata
o atenerse a las consecuencias 
de seguir con su estafa.

En nuestra mano está que siga este robo o cortar por lo sano para que no nos sigan mangoneando

ARMAK de ODELOT

Canción del Indignado Global

(solo pá Mentes preclaras 

libres de Polvo y Cargas)

Si me han de matar que sea,
 un Trump que de frente va

  no un Obama traicionero, 

que me venga por detrás.


Éstos del bipartidismo, 

a nadie ya se la dan

Tanto monta, monta tanto,

ser sociata o liberal.


Que harto me tienen sus cuentos, 

de crisis y guerras sin más

Cuando no hay bandera que tape, 

la ansia de un criminal.


Daños colaterales son, 

inocentes masacrar

si lo hiciéramos con ellos, 

no habría ni una guerra más.


Por eso pasa que pasa, 

que nadie se alista ya

a no ser que la CIA pague,
 
como al ISIS del MOSAD


A mí, que nunca me busquen, 

ni me llamen pá luchar.

Que yo no mato por nadie. 

Yo mato por no matar.


La paz de los cementerios 

es la paz del capital

Si soy rojo es porque quiero, 

en vida, vivir en paz.


Hoy tan solo mata el hambre, 

del rico por tener más 

Con el cómplice silencio, 

de toítos los demás.


Que preferimos taparnos, 

los ojos pá no pensar

O mirar pá otro lado, 

pensando que el mal se irá.


Creer que lo que a otro pasa, 

no nos tiene que importar.

Cá palo aguante su vela, 

repetimos sin cesar.


Éste es el mantra egoísta 

que rula por la sociedad

como si lo que le pase a otro, 

no te pueda a tí pasar


Más todo, cuán boomerang vuelve, 

al sitio de donde partió

y tal vez ocupes mañana, 

el sitio que otro dejó.


Mil pobres ceban a un rico, 

otros mil le dan jornal,

y otros cuantos dan su vida 

porque todo siga igual. 


Que no me coman la oreja, 

que no me creo ya ná

de sus guerras, sus estafas, 

ni su calentamiento global


Tan solo vuestras mentiras, 

esconden una verdad

que unos pocos están arriba 

y abajo tós los demás.


Da igual que seas ateo, 

cristiano o musulmán.

Solo los elegidos, 

el paraíso verán.


Hay medios alternativos, 

amarillos muchos más.

Unos más rojos que otros. 

Los menos, de radikal.


Más todos tienen su cosa, 

y a todos hay que hojear

Que comparando se tiene 

opinión más general.


Qué de tó aprende uno. 

Nadie tiene la verdad.

Ser más papista que el Papa, 

no es garantía de ná.


Solo creo en lo que veo, 

díjome santo Tomás, 

que el que a ciegas se conduce, 

no para de tropezar.


Y al enemigo, ni agua, 

ni nunca contemporizar

No dudes, tarde o temprano, 

siempre te la jugará.


No hay que seguir a nadie 

y a todos hay que escuchar.

Si tu conciencia te guía, 

de nada te arrepentirás.


Dá gusto ver a los ricos, 

pegarse por serlo más

mientras en eso se hallen, 

quizás nos dejen en paz.


Si te crees o no sus mentiras, 

a ellos les dá igual.

Con tomarlas por veraces, 

les basta para actuar. 


Que no me cuenten más cuentos, 

que tós me los sé yo ya.

Se demoniza a cualquiera

que no se deje robar.



No basta con ser un santo, 

sino ser de"su santoral"

Como la cojan contigo, 

no te valdrá ni el rezar.


Pensamiento único llaman. 

Anteojeras pá no pensar

más que en la zanahoria. 

El palo irá por detrás.


Si no crees en lo dictado, 

anti-sistema serás

Y por mucho bien que hagas, 

te van a demonizar.


Que no me coman la oreja, 

que a mí, no me la dan.

Que me sé todos sus cuentos 

y también, cada final.


Si de cañon, quieren carne, 

pál matadero llevar

que busquen a otro tonto, 

que este tonto no va más



No se ha visto en tóa la historia, 

otra estafa sin igual.

Que la madre tóas las crisis, 

que creó el capital


Y cuando tan ricamente, 

uno estaba en su sofá

Relajado y a cubierto, 

de inclemencias y demás,


te cortan sin previo aviso

el grifo de tu maná. 


Y te dejan sin tus sueños,
 
sin trabajo y sin hogar


y pá colmo y regodeo 

de propios y extraños, van

y te dicen como aviso

que al rojo no hay que escuchar


que son peores que el lobo,

del cuento y mucho más

y que si vas y los votas

toíto te lo robarán.



Si como votantes, no nos escuchan

como consumidores lo harán.

Boicoetemos sus empresas

Llevamos las de ganar. 


Si no queda más remedio

que dejarnos de robar

que sea otro y no el de siempre

tal vez así, aprenderá


No hay pan pá tanto chorizo,

dicen, cuando lo que sobra es pan.

Lo que no hay es un par de huevos
 
pá que no nos choriceen más.


Resultado de imagen de eladio fernandez refugiados suecia

Ellos tienen de tó

los demás, cuasi-de-ná

mas ellos son cuatro mierdas

y nosotros sémos más.


La próxima revolución 

contra las corporaciones será

y si ésta no se gana 

no habrá ninguna ya más.

Quien sepa entender que entienda

lo que digo es pá mascar

despacio y con buena conciencia.

Mi tiempo no dá... pá más


Armak de Odelot


Dicen: 

No será televisada, 

la próxima revolución.

Más como nadie se fía 

de lo que se nos dice hoy en día,

pasamos los días enteros, 

tumbados en el sofá

delante la caja tonta,

 por no perder el momento
del pase de la procesión 
que tós llevamos por dentro