viernes, 19 de mayo de 2017

CARTA a los SÚBDITOS del REY de España y demás SÚBDITOS que pululan por el MUNDO

CARTA A LOS SÚBDITOS DEL REY


¿Tu país tiene un Rey?
¿Lo ves como algo natural y lógico?
¿No te incomoda su existencia?
¿Te consideras su súbdito?
Entonces permíteme que te diga una cosa: eres un ser humano INFERIOR.
Debes saberlo; tú eres Inferior.
Y no porque quien escribe estas palabras lo considere así, sino porque TÚ lo consideras así.
Te lo repito de nuevo: eres un ser INFERIOR.
Ahora quizás digas que te falto al respeto.
Pero al fin y al cabo eres tú quien te faltas al respeto a ti mismo/a, al considerar que alguien tiene derechos de nacimiento superiores a los tuyos.
Debes preguntarte una cosa:
¿Respetas a tus padres?
Crees que si, ¿verdad?
Pues lo cierto es que NO.
No les tienes ni la más mínima consideración.
De hecho los desprecias profundamente.
Porque al aceptar que alguien tiene derechos de nacimiento superiores a los tuyos, automáticamente te consideras inferior a esa persona.
Y dado que esos derechos superiores a los tuyos se “justifican” vía sanguínea y genética, extiendes esa patética y lamentable falta de auto respeto hacia tus progenitores, a los que por lo tanto, también consideras seres inferiores como tú.
Así es como deshonras a tus padres, deshonras a tus abuelos y deshonras a todos tus ancestros hasta el principio de los tiempos.
Y deshonras a tus hijos y a toda tu descendencia futura.
Insultas a tu propia sangre y a tus propios genes, porque tú y solo tú has decidido que son inferiores a los de otras personas.
Por lo tanto, no solo eres un ser inferior, estimado súbdito del rey.
Además eres un ser humano indigno y desagradecido hacia los que te han dado la vida.
¿Pero, sabes una cosa?
Tu execrable agravio no se limita a ti mismo y a toda tu familia.
Porque al aceptar que otro ser humano, de forma arbitraria tenga más derechos que tú, al considerarte inferior a él, estás ofendiendo al universo entero.
Sí, al universo entero.
Porque tú eres un conjunto de moléculas bioquímicas que a través de complejísimos mecanismos físicos se ha convertido en un ser vivo, pensante y consciente que habita en un pedazo de roca flotante en medio del vacío del cosmos.
Un auténtico milagro.
Algo tan prodigioso que las palabras se quedan cortas para describir tal maravilla.
Y tú has decidido insultar ese milagro que te ha otorgado el universo considerándote inferior a otros conjuntos de moléculas bioquímicas.
Porqué sí.
Sin ninguna razón lógica; sin ningún sentido; sin nada que justifique un acto tan vil de traición a los mecanismos naturales que te han creado.
Tal es tu nivel de bajeza.
Debería darte vergüenza.
Este escrito no trata sobre la figura de la Monarquía, ni sobre el establecimiento de una República.
No hablamos de constituciones, leyes, política, ideologías, ni modelos de estado, pues todos esos son elementos superfluos, invenciones abstractas, circunstanciales y a veces incluso absurdas.
Esto va mucho más allá.
Habla de lo que realmente tiene sentido e importancia, de lo esencial: nuestra naturaleza como seres humanos, nuestra dignidad.
Nuestro sentido intrínseco como seres vivos y el sentido de nuestra existencia
Trata sobre ti, sobre cada segundo de tu vida, sobre el valor que le das a cada latido de tu corazón.
¿Como puedes tolerar que alguien tenga derechos de nacimiento superiores a los tuyos?
¿Como puedes mirarte al espejo cada mañana mientras eso sucede?
¿Como puedes aguantar el agravio que eso representa para ti, el agravio que representa para tus padres, para tus abuelos y para todos tus antepasados que hollaron la tierra antes que tú?
¿Como puedes soportar que tus propios hijos, nietos y descendientes nazcan con menos derechos que los hijos de otras personas?
¿Como puedes tolerar un ultraje de tal magnitud hacia la naturaleza del mismísimo universo?
Si tuvieras un mínimo de dignidad como ser humano, más aún, como ser vivo, cada aliento de aire que respiras debería quemarte como el fuego por consentir tamaña infamia.
Pero lo peor son las implicaciones de esta actitud tan despreciable y rastrera.
Porque si tú no te respetas a ti mismo como ser humano, si no respetas ni a tu propia sangre ni a tus propios genes…¿como puedes esperar respeto de los demás?
Y más aún, ¿Qué respeto tienes por las personas que te rodean?
En el momento en el que tú mismo te consideras inferior a otros e incorporas ese concepto a tu mente, aceptas con ello que cualquier persona sea inferior a cualquier otra.
Sea por el color de su piel, por sus orígenes, por su clase social o por el dinero que posee.
Todas ellas razones tan arbitrarias como otorgar derechos superiores al miembro de una familia real, por el simple hecho de nacer saliendo de determinada vagina, descender de tal o cual antepasado o llevar tal o cual apellido.
Y con ello sientas las bases lógicas que permiten la existencia de toda injusticia social, discriminación, racismo y elitismo.
Sientas las bases de todos los males que han azotado a la humanidad a lo largo de los siglos.
Así pues, súbdito del rey, no solo eres un ser inferior, indigno y desagradecido.
Además eres tóxico y dañino para ti mismo, para los demás y para el mundo.
Una auténtica traba para el progreso mental y espiritual de la especie humana.
Porque como te decía, esto no va de Reyes y Monarquía.
Poco importa el nombre que les demos.
Pueden ser reyes, potentados, clérigos, gobernantes, políticos, tecnócratas, blancos, negros, altos o bajos…el problema nace cuando simplemente toleras que alguien nacido en este planeta tenga más derechos y privilegios que tú.
Así, cuando tus hijos no tengan acceso a una “posición” en la vida, cuando no tengan la posibilidad ni tan solo de luchar por sus sueños o de realizar sus proyectos vitales fruto de su talento y su esfuerzo, barrado su camino por mil obstáculos, mientras otros tienen el camino despejado solo por ser hijos de quienes son, avergüénzate de ti mismo si lo aceptas sumisamente.
¡Avergüénzate!
Porque entonces eres un mal padre o una mala madre si consientes tal atropello sin rebelarte.
No importa que les otorgues una buena educación a tus hijos, que les des un techo, comodidades, una buena alimentación o que les compres mil caprichos.
No debes quererles ni respetarles en absoluto si consientes que esto suceda en TU mundo.
No deben importarte lo más mínimo si te parece normal, lógico y correcto que otros tengan derechos superiores a los suyos desde que nacen y no te rebelas hasta los más profundo de tus entrañas, si no remueve hasta la última célula de tu cuerpo, si no sacude hasta el más recóndito de tus átomos.
Seguro que por navidad o por su cumpleaños, les haces regalos a tus hijos, en forma de objetos de los que tarde o temprano se olvidarán.
Pero, ¿quieres hacerle un auténtico regalo a tus hijos?
¿Un regalo de verdad, para siempre, del cual jamás se aburrirán ni guardaran en el fondo de un armario?
Regálales dignidad.
Dignidad como seres humanos.
La dignidad de saber y sentir cuales son sus derechos por el simple hecho de haber nacido en este planeta.
La dignidad de no sentirse jamás inferiores a nadie, sean cuales sean las circunstancias de sus vidas.
Aunque ese sentimiento de profunda dignidad les comporte una indeleble rebeldía hacia todo “orden” establecido.
Ese es el mejor regalo que puedes hacerle a tus hijos.
Un legado de respeto y amor hacia sí mismos, que sabrán extender a sus padres, a sus abuelos, a sus descendientes y por ende a todas las personas que les rodean.
Un regalo para que tomen plena conciencia de que solo los seres inferiores y sin dignidad aceptan tener reyes.
GAZZETTA DEL APOCALIPSIS
Este artículo fue publicado el 10 de octubre de 2013 en Gazzetta del Apocalipsis

1 comentario:

  1. Brillante descripción de un vasallo. ����

    ResponderEliminar

Si nos han de robar, 
que sean otros y no los mismos de siempre

Si como votantes, no nos escuchan
como consumidores, lo harán
boicoetemos sus empresas.
Llevamos las de ganar. 

Como acabar con la ESTAFA de las ELÉCTRICAS... de una puta vez pasando de los Vendepatrias del Bipartidismo

Ante el robo continuo y escandaloso por parte de las eléctricas y sus abusos en el recibo de la luz
propongo... 
actuar todos unidos como consumidores
contratando TODOS 
o en su defecto una gran mayoría,
  otra compañia eléctrica que no sea ninguna de estas dos (ENDESA - IBERDROLA) y cambiarnos a otra cualquiera de las muchas ofertas que existen hoy en día.

De tal forma que no les quede otra a las grandes que plegarse a nuestras demandas de una tarifa más justa y mucho más barata
o atenerse a las consecuencias 
de seguir con su estafa.

En nuestra mano está que siga este robo o cortar por lo sano para que no nos sigan mangoneando

ARMAK de ODELOT

Canción del Indignado Global

(solo pá Mentes preclaras 

libres de Polvo y Cargas)

Si me han de matar que sea,
 un Trump que de frente va

  no un Obama traicionero, 

que me venga por detrás.


Éstos del bipartidismo, 

a nadie ya se la dan

Tanto monta, monta tanto,

ser sociata o liberal.


Que harto me tienen sus cuentos, 

de crisis y guerras sin más

Cuando no hay bandera que tape, 

la ansia de un criminal.


Daños colaterales son, 

inocentes masacrar

si lo hiciéramos con ellos, 

no habría ni una guerra más.


Por eso pasa que pasa, 

que nadie se alista ya

a no ser que la CIA pague,
 
como al ISIS del MOSAD


A mí, que nunca me busquen, 

ni me llamen pá luchar.

Que yo no mato por nadie. 

Yo mato por no matar.


La paz de los cementerios 

es la paz del capital

Si soy rojo es porque quiero, 

en vida, vivir en paz.


Hoy tan solo mata el hambre, 

del rico por tener más 

Con el cómplice silencio, 

de toítos los demás.


Que preferimos taparnos, 

los ojos pá no pensar

O mirar pá otro lado, 

pensando que el mal se irá.


Creer que lo que a otro pasa, 

no nos tiene que importar.

Cá palo aguante su vela, 

repetimos sin cesar.


Éste es el mantra egoísta 

que rula por la sociedad

como si lo que le pase a otro, 

no te pueda a tí pasar


Más todo, cuán boomerang vuelve, 

al sitio de donde partió

y tal vez ocupes mañana, 

el sitio que otro dejó.


Mil pobres ceban a un rico, 

otros mil le dan jornal,

y otros cuantos dan su vida 

porque todo siga igual. 


Que no me coman la oreja, 

que no me creo ya ná

de sus guerras, sus estafas, 

ni su calentamiento global


Tan solo vuestras mentiras, 

esconden una verdad

que unos pocos están arriba 

y abajo tós los demás.


Da igual que seas ateo, 

cristiano o musulmán.

Solo los elegidos, 

el paraíso verán.


Hay medios alternativos, 

amarillos muchos más.

Unos más rojos que otros. 

Los menos, de radikal.


Más todos tienen su cosa, 

y a todos hay que hojear

Que comparando se tiene 

opinión más general.


Qué de tó aprende uno. 

Nadie tiene la verdad.

Ser más papista que el Papa, 

no es garantía de ná.


Solo creo en lo que veo, 

díjome santo Tomás, 

que el que a ciegas se conduce, 

no para de tropezar.


Y al enemigo, ni agua, 

ni nunca contemporizar

No dudes, tarde o temprano, 

siempre te la jugará.


No hay que seguir a nadie 

y a todos hay que escuchar.

Si tu conciencia te guía, 

de nada te arrepentirás.


Dá gusto ver a los ricos, 

pegarse por serlo más

mientras en eso se hallen, 

quizás nos dejen en paz.


Si te crees o no sus mentiras, 

a ellos les dá igual.

Con tomarlas por veraces, 

les basta para actuar. 


Que no me cuenten más cuentos, 

que tós me los sé yo ya.

Se demoniza a cualquiera

que no se deje robar.



No basta con ser un santo, 

sino ser de"su santoral"

Como la cojan contigo, 

no te valdrá ni el rezar.


Pensamiento único llaman. 

Anteojeras pá no pensar

más que en la zanahoria. 

El palo irá por detrás.


Si no crees en lo dictado, 

anti-sistema serás

Y por mucho bien que hagas, 

te van a demonizar.


Que no me coman la oreja, 

que a mí, no me la dan.

Que me sé todos sus cuentos 

y también, cada final.


Si de cañon, quieren carne, 

pál matadero llevar

que busquen a otro tonto, 

que este tonto no va más



No se ha visto en tóa la historia, 

otra estafa sin igual.

Que la madre tóas las crisis, 

que creó el capital


Y cuando tan ricamente, 

uno estaba en su sofá

Relajado y a cubierto, 

de inclemencias y demás,


te cortan sin previo aviso

el grifo de tu maná. 


Y te dejan sin tus sueños,
 
sin trabajo y sin hogar


y pá colmo y regodeo 

de propios y extraños, van

y te dicen como aviso

que al rojo no hay que escuchar


que son peores que el lobo,

del cuento y mucho más

y que si vas y los votas

toíto te lo robarán.



Si como votantes, no nos escuchan

como consumidores lo harán.

Boicoetemos sus empresas

Llevamos las de ganar. 


Si no queda más remedio

que dejarnos de robar

que sea otro y no el de siempre

tal vez así, aprenderá


No hay pan pá tanto chorizo,

dicen, cuando lo que sobra es pan.

Lo que no hay es un par de huevos
 
pá que no nos choriceen más.


Resultado de imagen de eladio fernandez refugiados suecia

Ellos tienen de tó

los demás, cuasi-de-ná

mas ellos son cuatro mierdas

y nosotros sémos más.


La próxima revolución 

contra las corporaciones será

y si ésta no se gana 

no habrá ninguna ya más.

Quien sepa entender que entienda

lo que digo es pá mascar

despacio y con buena conciencia.

Mi tiempo no dá... pá más


Armak de Odelot


Dicen: 

No será televisada, 

la próxima revolución.

Más como nadie se fía 

de lo que se nos dice hoy en día,

pasamos los días enteros, 

tumbados en el sofá

delante la caja tonta,

 por no perder el momento
del pase de la procesión 
que tós llevamos por dentro