No al TTIP

Cita del Día

No sé por qué Estados Unidos piensa que tiene que recorrer el mundo 
obligando a la gente a tomar nuestra forma de gobierno a punta de pistola. 
Cuando se tiene algo realmente bueno, 
no necesitas imponerlo a la gente porque ¡ Te lo roban!
- Dick Gregory

El empeño de EEUU por demonizar cualquier forma de socialismo es porque sería inmediatamente imitado por el resto de naciones. 

Por ello si no puede derrocarlo, emplea todas las formas de guerra económica como sanciones, bloqueo o  ausencia de inversiones para frenar su progreso y así hacer que parezca que este tipo de políticas es un fracaso.

Al primer y único país comunista al que se le levantó el bloqueo y todo tipo de restricciones con el sucio fin de tener mano de obra barata para sus corporaciones, fué a China y en tres décadas se ha convertido en la 1ª potencia económica del mundo.


Armak de Odelot

-----------------------------------------------------------------------------


La MISIÓN de los MEDIOS 

no es la de ser PALMEROS ni PREGONEROS de los GOBIERNOS 

sino la de ser CRÍTICOS con lo que hagan los MISMOS 

así como OFRECER una VERSIÓN ALTERNATIVA y VERAZ 

cuando la REALIDAD sea DIFERENTE 

a la VERSIÓN OFICIAL con la que nos quieren hacer COMULGAR








miércoles, 9 de julio de 2014

La campaña de boicot contra Israel corre el riesgo de ser contraproducente, dice Noam Chomsky


La campaña de boicot contra Israel corre el riesgo de ser contraproducente, dice Noam Chomsky

by noticiasdeabajo

Noam Chomsky sostiene que los paralelismos entre la campaña contra el Apartheid sudafricano y el BDS son engañosos

Por Ian Black, 2 de julio de 2014
Noam Chomsky. Photograph: Jean-Yves Ahern/Demotix/Corbis
Noam Chomsky. Photograph: Jean-Yves Ahern/Demotix/Corbis
Noam Chomsky, pensador y activista político, ha dicho que los esfuerzos realizados para obligar a un cambio de las políticas de Israel hacia los palestinos mediante campañas de boicot, corren el riesgo de ser contraproducentes debido a la falta de apoyo.

En un artículo publicado en The Nation, Chomsky provoca controversia cuando argumenta que los paralelismos entre las campañas de boicot contra Israel y las realizadas contra el Apartheid de Sudáfrica son engañosas, y que suponen una estrategia equivocada que puede dañar más las víctimas de Israel.

Chomsky se refiere al movimiento BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones), que ha realizado progresos en los últimos años.

Hace un llamamiento para poner fin a la ocupación israelí de los territorios árabes conquistados en 1967 y para que se desmantele el muro de Cisjordania; se reconozcan los derechos de los ciudadanos palestinos de Israel en total igualdad, y que se respeten y promuevan los derechos de los refugiados palestinos para regresar a sus hogares.

Chomsky dice que si bien existe un amplio consenso internacional con respecto a las dos primeras cuestiones, sólo hay un insignificante respaldo al movimiento BDS sobre el regreso de los refugiados a los lugares anteriores a la ocupación de 1948, una demanda clave para los palestinos.

Se insiste en que realizar esa demanda es “prácticamente una garantía de fracaso”.

En un contexto de agrias discusiones sobre las actividades del BDS en los campus universitarios, Chomsky invoca el principio de la “casa de cristal”, señalando que si se boicotea a la Universidad de Tel Aviv debido a que Israel viola los derechos humanos en el país, entonces “ ¿por qué no se boicotea a la Universidad de Harvard por las violaciones mucho mayores realizadas por Estados Unidos?”.

También cuestiona las dudosas analogías entre las sanciones propuestas por el BDS contra Israel y las sanciones contra el Apartheid sudafricano.

En 1960 las grandes inversiones ya habían abandonado Sudáfrica, dice Chomsky, aunque algunos historiadores disputan sobre este asunto.

Hoy, al contrario, las inversiones de Estados Unidos siguen fluyendo hacia Israel.

Si bien hay una creciente oposición en Estados Unidos a los crímenes israelíes, no se puede comparar ni remotamente con el caso de Sudáfrica. 

No se ha hecho una necesaria labor educativa. Los portavoces del movimiento BDS pueden creer que han alcanzado algo parecido a los acontecido sobre Sudáfrica, pero está lejos de ser eso cierto. Y las tácticas para que sean eficaces deben basarse en una evaluación realista de las circunstancias actuales”.

Argumentos similares se han dado en contra de calificar la situación de Apartheid. “En Israel la discriminación contra los no judías es grave. 

Las leyes sobre la tierra son sólo un ejemplo extremo, pero no se trata de un Apartheid al estilo de Sudáfrica en los territorios ocupados; la situación es mucho peor que la de Sudáfrica, donde los nacionalistas blancos utilizaban a la población negra como fuerza laboral del país, y resulta algo tan grotesco como los bantustanes (1)mediante los cuales el Gobierno nacionalista buscaba un reconocimiento internacional”.

En contraste, Israel quiere liberarse de la carga Palestina. El camino no es hacia algo parecido a Sudáfrica, como se alega, sino hacia algo mucho peor”.

Chomsky expresa su apoyo al boicot de los productos israelíes( en pdf) procedentes de los territorios ocupados. Una estrategia reforzada por un cambio en la política de la UE el año pasado, que fue bien recibida por los activistas pro-palestinos.
boicot_israelLa lucha por la libertad en Sudáfrica, recuerda Chomsky, tuvo la ayuda de los militares cubanos y un suavizamiento del poder, como Nelson Mandela agradeció. 

Pero a medida que los palestinos no encuentran un amigo salvador, concluye que “los que se dedican a la causa de Palestina deben evitar la ilusión y pensar cuidadosamente sobre las tácticas que emplean y el curso que siguen”.

Este artículo fue modificado el 3 de julio de 2014 para aclarar una observación sobre las inversiones que abandonaron Sudáfrica, que formaba parte de la argumentación de Noam Chomsky.
---
Procedencia del artículo:
-----
(1). Los bantustanes del apartheid sudafricano no sólo eran enclaves territoriales cerrados destinados a los negros. Eran la «gran» fórmula final gracias a la cual el apartheid esperaba sobrevivir, o sea que eran Estados independientes destinados a los negros sudafricanos que –como ya lo habían comprendido los estrategas blancos del apartheid– iban seguir rechazando por siempre la permanente negación de la igualdad de derechos y del derecho al voto que requería el mantenimiento de la supremacía blanca en Sudáfrica. (Fuente: Voltairenet.org)
-----

noticiasdeabajo | 9 julio, 2014 en 11:56 

lunes, 7 de julio de 2014

Una Unión Bancaria a la Búlgara para acabar como CHIPRE? NO, GRACIAS




Chipre, ratones en el paraíso ( fiscal )
.
¿Un corralito en un paraíso fiscal?
Eso es como pensar en una plaga de ratones en una fábrica de queso.
 
Pero ¿cómo se ha llegado a esta situación incendiaria y porque se ha hecho solo por un puñado de euros (un tercio del rescate a Bankia)?

Una falta de liquidez es grave en cualquier sitio (a no ser tu ejército envíe 1 millón de € por barco de manera urgente, como han hecho los ingleses para los militares de su antigua colonia).

Pero en un paraíso fiscal es más peligrosa aún porque, por definición, allí hay muchos millones de euros. Además su opacidad puede ser un gran problema a la hora de reclamar su recuperación.
corralito

Es la paradoja del dinero, llegado el momento cuanto más tengas más perderás. 

"Más dura será la caída" 

El dinero que manejamos

no es más que anotaciones en una cuenta.


Dentro de los bancos no hay más que papelitos con cifras escritas.

Si llegara el momento de convertir esos papelitos en monedas de euro cuantos más papelitos tengas más problemas vas a tener para convertirlos. Sobre todo si quien tiene monedas de sobra no te las quiere prestar. Va a ser totalmente imposible.

Y eso en el mejor de los casos, una muerte rápida pero relativamente indolora. Lo peor es la opción B: quien tiene monedas de sobra te las presta pero con un interés desorbitado, al más puro estilo de los Caballeros de la Orden del Temple, los creadores de la globalización de la usura allá por el siglo XIII.

Eso significará una muerte lenta, lacerante.

En poco tiempo ya no importará si tienes trabajo o no, o cuantos papelitos tengas en tu cuenta porque sólo trabajarás para pagar esos intereses con la amenaza de que tarde o temprano llegue el final cantado.

<<<<<< "opá yo vi azé un corrá" de El Koala


Seas lo que seas, un pool de grandes bancos, un gran banco internacional, un banco líder en una nación, un gran país -USA-, un país que se cree grande -España-, un país diminuto -Chipre-, una multinacional, una pime, un multimillonario, un apacible rentista, un ejecutivo de buen sueldo, un mileurista, un seiscientos eurista, o un parado desahuciado vivirás con la soga al cuello por si algún dia "ese" que está por encima tuyo decida apretar el boton de FIN.

Ese día cuando el que sí tiene monedas de sobra decida no prestarte más se quedará con lo que ya se ha ido haciendo suyo, poco a poco, préstamo a préstamo, sin que te dieras cuenta: TODO.


La historia, esa niña pizpireta y traviesa

Siempre me he imaginado a la historia como una niña detrás de la puerta riéndose traviesamente. Es divertido ver como siempre está ahi, enseñando, cuadrando el círculo, poniendo las cosas en su sitio, sorprendiendo, con el ojo dolorido de tanto guiñarlo.

El final del reino de Jerusalen empezó en 1291 cuando los Caballeros de la Orden del Temple perdieron Acre y se tuvieron que replegar en una isla llamada Chipre que compraron a Ricardo Corazón de León, rey de Inglaterra. 

Desde esa plaza olvidaron Tierra Santa y se dedicaron a sus principales negocios: la usura y la piratería.

Ambos conceptos son precursores de la banca actual y de los "publicanos" romanos=los recaudadores de impuestos actuales a los que el lema del papa Francisco homenajea.

Uno de sus simbolos la calavera con los huesos cruzados derivó en la bandera pirata, en el escudo papal o en el logotipo de sociedades secretas como Skull & Bones.
escudo vaticanoPor otra parte la Orden del Temple fue aniquilada por sus eternos adversarios la Orden de Malta (antiguamente Orden del Hospital).

Le ayudaron el papa y el rey frances Felipe IV el Hermoso que no encontró otra manera de saldar la impagable deuda que había contraido con ellos que exterminarlos.

Pero no desaparecieron del todo.

Algunos escaparon a Inglaterra donde se regeneraron en grupos secretos que han derivado en las logias masones actuales.

En España no fueron perseguidos pero cambiaron de nombre o fundaron otras órdenes.

En la actualidad Juan Carlos I es el heredero de todas ellas y también es el actual Rey de Jerusalen.

Pero lo más determinante para la historia ha sido como todo el poder y el conocimiento de esa Orden secreta acabó recalando en una nueva orden militar fundada por Ignacio de Loyola en 1534.

Esa órden fue rebautizada con el nombre de Compañia de Jesús y fue consagrada a la "Oscuridad" (sí, el "pacto con el diablo" es una metáfora simbólica que corresponde a algo MUY REAL) por un tal Francisco (San Francisco de Borja o Borgia tercer superior general de la Compañía)

Y este Franciso es a quien homenajea al elegir su nombre el Sr. Bergoglio porque a él y a su pacto los jesuitas se lo DEBEN TODO.

El círculo se cierra. La niña se ríe alegre detrás de la puerta.

Si Chipre significó la caída del Reino templario de Jerusalén puede que Chipre sea hoy el anuncio de la caída del reino de la Compañía que se acerca.

¿Pero quién hay detrás de la banca chipriota? 

De momento la solución a la amenaza de quiebra en Chipre está en el aire, peor los empresarios rusos han sido primeros en anunciar su huida del paraíso fiscal que se hunde.

Según los cálculos del FMI, Chipre guarda unos 25.000 millones de euros rusos en sus bancos y los activos totales de sus 34 bancos se acercan al 1.000% del PIB.

Pues los mismos que acaban de colocar a un miembro de su secta en lo más alto de la Santa Sede (que en su escudo luce el lema "Miserando atque eligendo" referido a un "publicano” o recaudador de impuestos romano). 


Los mismos que controlan la banca suiza (pues son expertos en paraísos fiscales como también lo son su competencia ancestral la Orden de Malta). 

Son los mismos que ya tenían un obispo en Buenos Aires cuando nació el término corralito en 2001. 

Un obispo argentino (país muuuy jesuita) recién ascendido a papa casi al mismo tiempo que en Chipre se intenta un asalto "publicano" recaudatorio con nocturnidad y alevosía. Demasiadas coincidencias...
malta
La clave para entender lo incomprensible está en el detalle de que Chipre y Malta son dos paraísos fiscales que ingresaron juntos en la eurozona el 1 de Enero de 2008. 


Fue todo un ejercicio deliberado de equilibrio ya que Malta, que fue en su día propiedad de la Orden de Malta está controlada por dicha Orden y Chipre lo está por la banca suiza, que viene a ser como el banco nacional jesuita.

Otro ejercicio de equilibrio (más bien de desequilibrio) relacionado se da ahora en el Vaticano donde el IOR ha vuelto a las manos de la Orden Malta después de que el papa saliente ya hubiera renunciado y designara nuevo director al Caballero Maltés Sr. Ernst von Freyberg 


(Ver artículo sobre como la Orden de Malta hechó literalmente a Benedicto para recuperar el control del llamado Banco Vaticano: Los Caballeros de la Orden de Malta se llevan a Benedicto )

<<<< El dragón de la City de Londres luciendo el escudo de la Orden de Malta


Pues bien, Francisco a parte de estrechar manos de pobres y acariciar perros lazarillos ha empezado a mover ficha para desbancar a su eterna competencia del control del IOR. 


Recordemos que la Banca Vaticana es uno de los más importantes lavadoras de dinero negro del mundo, sobre todo de la mafia italiana. 

Una perita en dulce para dos expertos en paraísos fiscales como Malta-Orden de Malta y Chipre-Compañía de Jesús.

La reacción ante estos movimientos de los que controlan la City, la Trilateral y la Unión Europea (la Orden de Malta) ha sido cerrar de repente el grifo del crédito a Chipre (la gran lavadora de la mafia ru
sa), como un toque de advertencia a sus rivales jesuitas y con la exigencia de una quita a los ahorros y el consecuente corralito provocar el caos o la quiebra en el país, como así está siendo.


Parar abrir una cuenta en Chipre sólo hace falta 595 €. Ver cómo:
barrosoparlamento<<<Durão Barroso recibiendo el Collar Pro Merito Melitensi de su Superior, el Gran Maestre de la Orden de Malta, Matthew Festing

Jerzy Buzek, Presidente del Parlamento Europeo estrechando la mano de su superior el Gran Maestre de la Orden de Malta, Matthew Festing>>>>



Viendo lo que está ocurriendo detrás de la cortina puede entenderse que -aparentemente- la UE no supiera lo que ocurriría exigiendo una quita a traición en fin de semana a los depósitos de todos los chipriotas. 

Es totalmente incomprensible el caos que han provocado, y no sólo en Chipre, por una diferencia de 5.800 millones de € que la UE europea exige cobrar a los ciudadanos cuando en España ésa es casi la cifra que han dado sólo para rescatar a Nova Caixa Galicia. 

Y los 10. 000 millones que dan como rescate a la isla equivalen a la ayuda que dieron para CatalunyaBanc.

Todos los políticos, aun los más ineptos y corruptos como los españoles, saben que se puede quitar un poco de la salud al pueblo, un poco de educación, un poco de libertad, un poco de dignidad, un poco de todo y a cambio tener que aguantar manifestaciones y pitidos pero que si lo que pretendes chiprees quitar un poco del dinero que tienen en casa lo que vas a encontrar es un estallido social de dimensiones proporcionales al tamaño del país.

Reflexión del día: 

Señor te rogamos que en el día del Juicio Final, si es que estuviera cerca, los primeros que juzgues sean los medios de comunicación por distraer tanto la verdad a los ciudadanos, y que no les apliques la Doctrina Parot porque no es lo mismo engañar a uno que engañar a millones.
.................
SoySanador

 Bulgaria, en guerra con los nazis y la URSS al mismo tiempo y otras paradojas
Publicado por 
La Bulgaria comunista
Hace unas semanas Hristo Stoichkov resoplaba antes de abordar la historia de Plovdiv, su ciudad, y Bulgaria, su país, en estas páginas. Son muchas guerras. 
Tantos accidentes históricos que no se pueden ni explicar en una conversación normal. 
Cómo hacer entender que un país fue aliado de los nazis y de la URSS, pero también estuvo en guerra con los dos, y a la vez. 
O que los comunistas solo llegaron a ser la fuerza hegemónica de la nación cuando cayó el comunismo. 
O que sin que nadie les obligase pidieron la anexión a la Unión Soviética en los 60, para luego apoyar ciegamente a Estados Unidos en la guerra de Irak del nuevo siglo. 
Los historiadores profesionales dicen que su trayectoria diplomática fue un “camaleonismo controlado”, en este espacio vamos a calificarla de breakdance de altos vuelos.
Este breve recorrido por los hitos más importantes de su siglo pasado lo haremos a partir de la Historia de Bulgaria de R.J. Crampton, profesor de la Universidad de Oxford, que se puede encontrar en cualquier librería. 
Y rescataremos de la “basura” dos maravillas: 
la famosa Trampa Balcánica, de Francisco Veiga, de la Universidad de Barcelona, y la Historia de las democracias populares de François Fejtö, que solo se pueden hallar en el mercado de segunda mano.
El trabajo de Veiga es imprescindible y de una lectura deliciosa. 
El de Fejtö son palabras mayores. No solo por su densidad, que te absorbe, sino porque sus dos tomos narran una serie de sucesos tan apasionantes como generalmente desconocidos u olvidados. 
Podría parecer la presentación de un reality show: ¡Ocho repúblicas populares! ¡la madre rusa! ¡la influencia china! 
Como aquel que en South Park hacían con la Tierra desde el espacio: Alianzas, autocríticas, créditos del Comecon… ¡tanques en la frontera! ¡uoh! ¡Parece que alguien se ha cabreado…!
Pero antes de empezar a ver uniformes, pasemos a la Bulgaria de finales del XIX y principios del XX.
Alejado del misticismo característico de los otros eslavos, de la ‘cultura del héroe’ serbia, y de la ‘mercantil’ de los griegos, los búlgaros son retratados a menudo como ‘diligentes, frugales, sobrios, ordenados, sistemáticos y correctos, así como los prácticos y despiertos’ de la península balcánica”. (Francisco Veiga)
En España, si le preguntas a la gente por los males del país, te van a dar una respuesta según su ideología. 
“Es por los banqueros”, “es por los poderosos”, “es por ETA”, “es por los socialistas”, “es por los maricones”, “es por el estado opresor”, “es por Guardiola”, etcétera. 
En Bulgaria eso no ocurre. 
Todas las conversaciones políticas derivan o se inician en el mismo punto: “El problema de Bulgaria es la corrupción”. Siempre. Pero tal estado de la opinión pública no responde al arquetipo de país exsocialista mangoneado por excomunistas. Es de toda la vida.
Uno de los primeros movimientos, genuinos de Bulgaria, que se alzó contra esto fue el Agrario. 
Originado en protestas que venían de los campesinos, el movimiento agrario tenía mucho de nuestro carlismo, en lo antiurbano, pero luego tenía un punto regeneracionista, en su afán por educar a las masas, y matices socialistas por promover un reparto equitativo de las tierras, aunque no, nunca, marxistas.
Muy bien ¿y a mí qué me importa? Dirán. Pues la gracia de todo este asunto, a mi modo de ver, está en cómo se forjó el movimiento, que fue gracias a una institución muy popular hoy en día en Europa, nada menos que ¡los bancos alemanes!
La compañía que controlaba los ferrocarriles del sur de Bulgaria era del Deutsche Bank. 
Tras una caída de los precios de los productos agrícolas de todo el mundo, los alemanes se negaron a bajar el precio de sus tarifas, tal y como requería el gobierno búlgaro con una serie de leyes. 
Como la posición germana era de granito, Bulgaria se vio obligada a intentar trazar líneas de ferrocarril paralelas a las que ya existían. Y no solo no lo logró, sino que se endeudó hasta arriba. 
Para devolver los préstamos, tuvo que crear unos impuestos en especie para los campesinos. Y para que los alemanes bajaran los precios de las líneas de ferrocarril, darles los derechos de otras que cruzaban el país. 
El sentimiento que recorrió el país fue de humillación nacional. 
Encima, los campesinos, ahogados, tuvieron que recurrir a usureros para sobrevivir. Un cuadro del que surgió el partido agrario. Su líder más emblemático, e ideólogo, fue Alejandro Stanbolynski.
El estilo histriónico de los líderes búlgaros, comenzando por el mismo Stamboliyski, contribuía mucho a esa imagen. 
Alardeaba de haberse curado él solo una tuberculosis, practicando la medicina natural de los campesinos, retirado en plena montaña. 
No faltaban en su lenguaje denuncias de parasitismo dirigidas a los habitantes de las ciudades, o el apelativo de ‘Sodoma y Gomorra’ dedicado a la capital, Sofía” (Veiga)
StamboliinskiOdiaban la ciudad. A los abogados, los funcionarios, los oficiales del ejército, la jerarquía eclesiástica. 
Eran antiliberales y anticapitalistas, de la manera en la que lo es quien está acostumbrado a trabajar la tierra con sus manos, con su sudor, el frío que le hiela las redonditas en invierno y el calor que le hierve el cogote en verano, hasta que le llega un caballero perfumado a explicarle con subordinadas que por la disposición tal, de la ley cual, acorde a un crédito solicitado en tal institución cuyo plazo vencía de equis manera, se iba a quedar con su casa y con sus tierras y que su consejo es que mandase a sus hijos al ejército antes de que los detuvieran por indigentes. 
Además, en un gesto de buena voluntad, le permitía llevarse consigo el arado si le dejaba tirarse a su mujer, en plan de amigos. 
El carlismo español, aparte de comunión diaria y fundamentalismo católico escalofriante, también tenía mucho de este fenómeno. Pero en Bulgaria los agrarios llegaron a gobernar. ¿Y saben una cosa? Fue una etapa corrupta como todas, pero quizá la que más desarrolló al país.
Para que Stamboliyski llegase al poder, de nuevo los alemanes tuvieron que hacer sus conjuros y hechizos por los cuales la población de otros países pierde la fe en los partidos tradicionales. 
Bulgaria pidió créditos a los bancos alemanes para poder gestionar el nuevo territorio adquirido tras las guerras balcánicas. Para devolverlos, tuvieron que darle a compañías alemanas todavía más ferrocarril, concesiones de minas e importantes recursos del estado. 
Y luego, en 1915, se metieron en la Primera Guerra Mundial del lado de sus prestamistas, las potencias centrales, en 1915, cuando parecía que iban a ganar.
Parecer, parecía que iban a ganar, pero no ganaban. 
La guerra se alargó y la situación dio un vuelco. 
La guerra multiplicó por ocho el coste de la vida en Bulgaria. 
Encima, las tropas alemanas y austriacas que estaban en el país compraban alimentos para enviarlos a sus familias muy por encima de los límites permitidos, aumentando la carestía de los búlgaros.
Las ciudades llegaron a estar “al borde de la hambruna”, dice Crampton, los soldados búlgaros empezaron a organizar soviets como sus colegas rusos, y cuando Francia e Inglaterra llevaron a cabo una ofensiva sobre el país, ni siquiera encontraron resistencia.
La crisis de posguerra dio el poder a Stanbolynski, que inició la construcción de obra pública e impuso una curiosa “mili laboral”. 
Todos los hombres entre 20 y 40 años tenían que trabajar para el estado durante ocho meses, y las mujeres entre 16 y 30, cuatro. Intentó repartir la tierra y, lo más destacado, construyó más de 1000 nuevos centros escolares e impuso la educación obligatoria.
Da la impresión, sobre el papel, de que fue precioso, pero esta etapa generó un gran descontento popular, especialmente, como es lógico, en las ciudades. 
Los médicos no querían ejercer en aldeas remotas. Los académicos de la universidad no aceptaban las imposiciones del gobierno agrario. La Iglesia se molestó porque se habían reducido las horas de religión en la escuela (tal cual). 
Y de remate, los militares también estaban de uñas por las reducciones de oficiales que se llevaron a cabo por las sanciones de guerra. 
Como la población también estaba “contenta” por los elevados índices de corrupción de esta etapa, Stanbolynski intentó afianzarse en el poder. Y no lo hizo a la manera ruda de un campesino, sino con los mejores modales: tocó el sistema electoral para cepillarse la representación proporcional en la cámara. 
Así arrasó en las urnas y, como era de esperar, inmediatamente le dieron un golpe de estado y acabaron con él.
Stambolinski fue dejado en manos de los guerrilleros macedonios, que en buena tradición balcánica, lo torturaron a fondo antes de decapitarlo, en pago por su política de acercamiento a Yugoslavia” (Veiga)
El siguiente gobierno estuvo formado por militares, macedonios (en aquel entonces, griegos, yugoslavos y búlgaros se disputaban esta región) y los partidos tradicionales. 
Desplazados los agrarios, su obsesión fueron los comunistas. Prohibieron el marxismo y los sindicatos. 
Después de un atentado en la catedral de Sofía durante un funeral de Estado en el que murieron 120 personas —“Sorprendentemente”, puntualiza Crampton, no falleció ninguna personalidad importante— dieron un paso más y declararon la ley marcial para meterlos en la cárcel y ejecutar a los izquierdistas en público.
Muchos de los detenidos desaparecieron y corrían rumores de que algunos de ellos habían sido arrojados a las calderas de la central de la policía en Sofía” (Crampton)
En el periodo de entreguerras siguió habiendo golpes de estado. Surgieron dos movimientos genuinos en el seno del ejército, Zveno, de carácter elitista, que defendía un estado poderoso y racional, y el Movimiento Social Nacional, una tendencia claramente fascista. Los ecos de la crisis del 29 redujeron los ingresos de los campesinos a la mitad y el nivel de vida cayó un tercio en general. 
Las cuarteladas diversas al final concluyeron con el inicio de una etapa de régimen personalista del rey Boris III, que si bien tenía a un lado el peligro de los movimientos militares, también le preocupaba el crecimiento de los comunistas.
Los comunistas estaban envalentonados tras sus éxitos en electorales de 1931 y 1932, y después de que su líder en el exilio, Georgi Dimitrov, hubiese ridiculizado a Goreing en el juicio por el incendio del Reichstag celebrado en Leipzig en 1935. (…) 
El entusiasmo en la celebración del primero de mayo en 1936 fue enorme, y los comunistas afirmaron orgullosamente poseer células en todas las guarniciones del país. 
Esta inquietante afirmación fue corroborada por el apoyo que la huelga de los trabajadores del tabaco, de tradicional filiación comunista, recibió de un grupo de oficiales del ejército destacados en Plovdiv” (Crampton)
Otra vez hubo que diseñar una manera para que, sin derramamiento de sangre o encarcelamientos, se quedase en el poder quien quería la gente que mandaba en el país, previo paso por unas elecciones. 
Su sistema fue ya más tosco que el de Stanbolynski. 
Se volvieron a cepillar toda representación proporcional, se sacaron de la manga unas circunscripciones unipersonales, en los pueblos solo se podía votar si se tenían estudios primarios y encima obligó a los votantes a firmar una declaración asegurando que no eran comunistas.
El rey Boris afianzó su poder, pero le vino el papelón de lidiar con la que iba a caer en Europa. Buena parte de la población búlgara simpatizaba con Hitler
Eran los únicos, de todos los países derrotados en 1918, a los que no les habían devuelto sus territorios perdidos. O parte de ellos. 
En la otra cara de la moneda, estaban las simpatías que provocaban los rusos especialmente entre los campesinos. 
No olvidaban que les habían ayudado a echar a los turcos muchos años atrás, sentían eso de la hermandad eslava que aún hoy se trata de reivindicar en oposición a la Unión Europea y la OTAN. 
El caso es que en 1939, el rey describió así la situación:
Mi ejército es proalemán, mi esposa es italiana y mi pueblo es prorruso, solo yo soy probúlgaro” (Crampton)
Solo el pacto Ribbentrop-Mólotov vino en su auxilio. 
Cuando de pronto resultó que los nazis y los soviéticos eran amigos, pudo tomar decisiones diplomáticas sin miedo a poner de uñas a alguno de los dos bandos en los que se dividían los búlgaros y meter el país en una crisis interna.
A principios de 1940, Bulgaria alcanzó un acuerdo comercial con Moscú que permitía la importación de libros, periódicos y películas soviéticas, y en el mes de agosto del mismo año, la primera visita en muchos años de un equipo de fútbol soviético produjo una gran satisfacción popular”. (Crampton)
Así, incluso, recuperaron territorio a costa de Rumanía. 
Luego Stalin les hizo una oferta, Tracia a cambio de bases navales en el Mar Negro. 
Sin embargo, se enteraron de que en Berlín los enviados de Stalin no hablaban de “ofertas a los búlgaros”, sino de “zona de seguridad soviética”. 
Exactamente la misma descripción que la diplomacia de la URSS habían dado antes de los países bálticos, que se acababan de anexionar a las bravas. Stalin les estaba mirando con ojos golosones. 
Como Hitler necesitaba el apoyo búlgaro en los Balcanes, el rey Boris se empezó a inclinar del lado de los nazis.
El 8 de diciembre de 1940 unos cuarenta oficiales del Estado mayor alemán llegaron a Sofía para mantener unas negociaciones secretas. 
A partir de ese momento, un número cada vez mayor de turistas alemanes entraron en Bulgaria; todos eran hombres, todos tenían el pelo corto y brillantes botas y, además, no era temporada turística”. (Crampton)
Boris III y Hitler
Los búlgaros se aliaron con las fuerzas del Eje. La Wehrmacht atravesó su territorio en dirección a Grecia. 
De pronto, los japoneses bombardearon Pearl Harbor y Bulgaria tuvo que cumplir, tuvo que declararle la guerra a Estados Unidos e Inglaterra. Lo hizo de forma enternecedora. En la declaración que salió del parlamento ponía que era una “guerra simbólica”. Ay, qué majos.
Justo después de que la Subranie ratificara esta declaración el rey desapareció. Fue encontrado horas después en un oscuro rincón de la catedral Alejandro Nevski de Sofía, entregado a profundas oraciones” (Crampton)
Lo que no fue simbólico fue la ocupación de Tracia que hicieron las tropas búlgaras. Se comportaron con la población griega con el salvajismo propio de sus amigos nazis. 
En Macedonia, en cambio, en el territorio que recuperaron fueron bien recibidos porque por allí estaban hartos del centralismo de la Yugoslavia dominada por Serbia. 
No obstante, el rey Boris con esto ya tenía más que suficiente y peleó con Hitler para que los soldados búlgaros no salieran de los Balcanes. 
Dijo que eran tropas mal pertrechadas, que los campesinos en cuanto se alejaban de casa les entraba morriña, y logró que su ejército solo colaborase en la ocupación de Yugoslavia, donde había montado un jaleo que merece otro texto aparte.
Resuelta la cuestión militar con relativa facilidad, vino el tema de los judíos, que no fue tan sencillo. 
Los búlgaros y su Iglesia odiaban las políticas antisemitas. 
El rey cedió con los nazis hasta donde pudo. 
Confiscó sus negocios, les obligó a vender sus tierras y les impuso la estrella de David en el pecho. Pero todo tuvo que hacerlo progresivamente y midiendo cada palabra que aparecía en la prensa. 
Si bien, cuando en el lago de Wannsee se decretó la “Solución Final”, Boris III se negó a deportar a los judíos búlgaros a los campos de exterminio nazis. Sobrevivieron 50.000. 
Un suceso histórico muy aplaudido, pero los que se salvaron eran los que tenían nacionalidad búlgara de acuerdo al perímetro del país antes de la guerra. De los que estaban en los territorios anexionados por Bulgaria en el conflicto, no quedó prácticamente ni uno. Por lo visto, estas negociaciones extenuaron al rey, que cayó en una depresión.
Cualquiera que fuese la causa de su decepción, el rey Boris pretendió combatirla escalando el pico más alto de Bulgaria, el Musala. Volvió todavía en peores condiciones y su deterioro se aceleró. Moriría el 29 de agosto a los 49 años de edad”. (Crampton)
Justo tras la muerte del rey, llegaron también los bombardeos aliados. Bombardeos pesados y con bombas incendiarias. 
A los búlgaros les entraron ganas de romper con los alemanes, pero los húngaros, que lo habían intentado, en cuanto cortaron fueron ocupados militarmente. 
¿Cómo bajarse del tren en marcha que se dirige hacia un barranco, no lleva frenos y no paran de echarle carbón a la caldera de la máquina? 
Pues con un milagro. Lo mismo que con el pacto Ribbentrop-Mólotov. 
Con la cera que les estaban dando los partisanos a Hitler en Grecia y Yugoslavia, lo último que necesitaba el Führer en ese momento era otro frente en los Balcanes. 
Llegaron pronto a un acuerdo y se retiraron amigablemente. Es ahí donde sucedió la gran anécdota histórica.
Aproximadamente a las 15:00 horas del 7 de septiembre los últimos vehículos alemanes abandonaban Bulgaria y tres horas más tarde Bulgaria le declaraba la guerra a Alemania, con efecto desde las 18:00 horas del 8 de septiembre. 
Para ese momento, la Unión Soviética ya le había declarado la guerra a Bulgaria, que durante unas confusas horas estuvo en guerra con todas las grandes potencias de la Segunda Guerra Mundial menos Japón” (Crampton)
Inmediatamente después, un golpe de Estado situó al Frente Patriótico en el poder. Un ejército búlgaro se unió al mariscal Tobulkhin en Ucrania y persiguió a los nazis hasta Austria. 
Igual que el vecino rumano, habían cambiado de bando sin despeinarse. No sin pagar un alto precio. 
Murieron 32.000 búlgaros combatiendo a los ejércitos alemanes. Por esas fechas, también se estaban empezando a conocer en Europa los horrores del nazismo. 
Sumado ello a la tradicional simpatía prorrusa de los búlgaros, el Partido Comunista pasó de 15.000 a 250.000 afiliados en menos de un año. Miel sobre hojuelas.
El problema a partir de entonces fue el proceso que iniciaron los comunistas con el poder absoluto. 
El primer obstáculo que se encontraron fue que la sociedad civil de antes de la guerra estaba intacta. En el resto de países de Europa Central los nazis la habían encarcelado y masacrado. 
De hecho, el Ejército Rojo, si los nazis estaban exterminando una revuelta nacionalista, esperaba pacientemente a que terminasen para encontrarse un panorama mejor ajustado a sus objetivos cuando conquistaran el territorio. 
Como esto no sucedió en Bulgaria, fueron los propios comunistas los que se remangaron para acabar con esa sociedad civil.
Bulgaria tiene la proporción más alta de personas acusadas de colaboracionistas y crímenes de guerra de todas las naciones de Europa del Este (…) la intelligentsia búlgara y la clase política estaban pagando ahora el precio de haber disfrutado de una guerra relativamente cómoda”. (Crampton)
Lo siguiente fue la celebración de unas elecciones plagadas de irregularidades que ganó el Frente Patriótico por 364 escaños, 277 de comunistas, contra 101. 
Así llegó la “Constitución Dimitrov” y la dictadura del proletariado. El socialismo real con todas las letras. El estalinismo. 
Eso sí, siempre de la mano de los agrarios, que simbólicamente formaron siempre parte del gobierno en coalición con el PCB hasta la caída del régimen por el prestigio que este movimiento tenía entre los campesinos.
A causa de la destrucción de edificios por culpa de los bombardeos, se limitó el tamaño de las viviendas. 
También se bloquearon las cuentas bancarias a partir de cierta cantidad, se colectivizó el campo y se impulsó la industria pesada. Lo mimo que estaba ocurriendo en toda Europa central.
los agricultores cometieron actos de desobediencia por todo el país, como por ejemplo, la quema de las cosechas o la ejecución del ganado para evitar su traslado a la granja colectiva”. (Crampton)
Para entender estos años, no hay mejor lección que la obra de François Fejtö aludida al principio del texto. 
Lo que viene a contar en su primer tomo es que Stalin, tras conquistar el poder en todos los países satélites de Europa, impuso a líderes moldeados a su imagen y semejanza. 
Las políticas fueron todas las mismas, la industrialización forzosa y la colectivización del a agricultura.
La Bulgaria comunista 2
Con los años. la dudosa eficacia inicial de este proceso y la traumática manera de llevarlo a cabo, con una violencia implacable, generaron gran descontento entre la población. 
Sobre todo porque el nivel de vida y las condiciones sociales mermaron considerablemente con respecto a los niveles anteriores a la guerra. 
Es entonces cuando llegaron las purgas.
Habrá muchas teorías que expliquen el porqué de estas políticas represivas. 
En las obras consultadas para este texto lo que se deduce es que se llevaron a cabo para meter en cintura a la población cuanto más aumentaba la desmoralización general y los comunistas iban perdiendo apoyos. 
La particularidad que tuvieron, por contra, es que se ejecutaron muy especialmente sobre otros militantes comunistas. 
Dice Fejtö que nunca en toda la historia, jamás, han muerto más comunistas que en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial en los propios países comunistas. 
Muchas veces, los ajusticiados en procesos legales de risa (ver, por ejemplo, la película La Confesión (1970) de Costa-Gavras, con guión de Jorge Semprún) eran también los más brillantes, los que con mayor heroísmo habían luchado contra los nazis. 
Según Fejtö, el encargado del terror en Checoslovaquia, Kement Gottwald, murió alcoholizado tras haber enviado a morir, con mano de hierro, eso sí, siempre fiel a las órdenes de Stalin, a sus compañeros del Partido en los primeros días de militancia. 
En Bulgaria, concretamente, 100.000 militantes del PCB fueron expulsados y enviados a campos de trabajo.
Sin embargo, lo más gracioso de todo esto no tardó en llegar. 
Y es ahí donde el riguroso trabajo de Fejtö, con toda su seriedad, se convierte en una hilarante comedia. 
Cuando murió Stalin, todos los países tenían aseaditos sus regimenes de terror y, a excepción de Yugoslavia, seguían, prietas las filas, los dictados de Moscú. 
Pero de repente, sin comerlo ni beberlo, sin que nadie lo esperara, llegó Kruschev y dijo que no. 
Que lo hecho hasta el momento había sido aberrante. 
Esta escandalosa manifestación dejó en fuera de juego a todos los líderes de los países satélites. Ahora eran ellos los que recelaban de los soviéticos porque se había ablandado ¡cómo podían dejar de ser estalinistas los estalinistas que nos habían obligado a ser estalinistas!
Este giro generó grandes tensiones en el seno de estos países. 
La “desestalinización”, además, supuso el inicio de los “socialismos nacionales”, como el de Rumanía o Albania, que no querían aceptar la regeneración que proponía Kruschev. 
Los chinos también se cogieron un mosqueo de mucho cuidado con eso de abandonar la senda del Padrecito y sus métodos de terror. Mao malmetió todo lo que pudo. 
Los delfines kruchevistas desestabilizaron los gobiernos estalinistas. 
En algunos casos, las brechas abiertas hubo que cerrarlas enviando tanques, como en Hungría. 
En el caso búlgaro, el estalinista Chervenkov intentó tan solo dar un lavado de cara a su mandato. Algo que, en términos comunistas, consistía en “hacer una autocrítica”.
En enero de 1954, Chervenkov (presidente de Bulgaria) hizo ante el Comité Central una piadosa autocrítica: ‘
El culto a la personalidad –dijo en términos no exentos de humor– es nocivo, aun cuando se trate de personas de fuerza y grandeza excepcionales’. 
Censuró a sus subordinados por haberle adulado excesivamente y dio orden de que se suprimiesen todos los reatos y bustos a él consagrados” (Fejtö)
Pero mediante una audaz conspiración Zhivkov, el hombre de Kruschev en Sofía, se hizo con el poder. 
Sus primeras medidas fueron reducir la actividad policial, liberar a los prisioneros de los campos de trabajo, rehabilitar a camaradas vilipendiados, enviar de vuelta a los asesores soviéticos y sus injerencias. El socialismo real búlgaro empezó a ser más habitable.
En cualquier caso, Yugoslavia, por el Este, seguía siendo un régimen heterodoxo, divergente con la línea moscovita. 
Y Rumanía, por el norte, ya había iniciado su propia vía hacia el socialismo opuesta como era a la imposición del Comecon, el mercado común de la Europa comunista que, según Ceaucescu y los suyos, solo buscaba un imperialismo económico ruso y la hegemonía de la industria alemana. 
Casi un juego de espejos con el lío en el que estamos metidos nosotros ahora. La historia es que los búlgaros se vieron aislados entre tanto régimen díscolo y optaron por darle al botón de Windows “sí a todo”.
Olvidados los proyectos de federación con Yugoslavia, tras la caída en desgracia de ese Estado a partir de 1948, Bulgaria se alineó decididamente con la URSS (…) 
En realidad, ocurría que la economía búlgara, que terminó centrándose en la industria ligera y agrícola, la electrónica y el turismo, se complementaba bien con la rusa (…) 
Moscú mimaba a Bulgaria como su hija obediente y con ello castigaba a la descarriada y levantisca Yugoslavia (…) 
La cúpula política búlgara siguió una línea marcadamente pragmática: estalinista con los estalinistas, kruchevista con los kruchevistas y brezneviana con los breznevianos” (Veiga)
Los premios no tardaron en llegar. Los soviéticos invirtieron todo lo que estuvo en su mano en la economía búlgara. En un momento, nueve de cada diez tractores eran soviéticos. 
Al mismo tiempo, los productos manufacturados de Bulgaria, cuya calidad dejaba mucho que desear para llevarlos a otros mercados, se colocaron en su totalidad en el mercado soviético, que encima les devolvía petróleo barato. 
Aquello fue jauja, entendido en los términos marxistaleninistas del momento, claro. Pero Zhivkov estaba tan contento que llegó a proponer convertirse en la decimosexta república de la Unión Soviética, anexión que no permitía el derecho internacional.
En 1973, Zhivkov afirmaba que Bulgaria y la Unión Soviética actúan como un solo cuerpo, respirando con los mismos pulmones y animados por el mismo torrente sanguíneo”. (Crampton)
paraguas búlgaroLa vía búlgara hacia el socialismo, si bien se reducía a obedecer a Moscú cuando ordenaba una cosa como si decía la contraria, también tuvo sus originalidades. 
Por ejemplo, Zhivkov obligó a los funcionarios a trabajar en las fábricas y las granjas un número determinado de días al año para que no perdieran contacto con el proletariado. 
También tendió lazos al tercer mundo y miles de licenciados búlgaros salieron al extranjero a trabajar como médicos, ingenieros o profesores. 
Solo en Libia había 2000 médicos búlgaros. 
Asimismo, las calles de Sofía se alegraron con locales de fiestuqui para esta diáspora que regresaba periódicamente con los bolsillos cargados de dólares. 
Durante un par de décadas, la vida en Bulgaria no era buena, pero tampoco era mala. El nivel adquisitivo iba subiendo muy poco a poco, pero subiendo.
Los búlgaros fueron el mejor contraste a esos delirios [socialismo nacionalista de sus vecinos]: nunca perdieron de vista quiénes eran y dónde estaban. 
Tito y Ceaucescu, actuando como estadistas de talla internacional, moviéndose por el Tercer Mundo y asumiendo el liderazgo de los no alineados, desarrollando enormes industrias crónicamente deficitarias para buscar remotos mercados comerciales, proyectaron a Yugoslavia y a Rumanía más allá de la pobreza de las montañas balcánicas, pero el precio fue elevadísimo. 
Los búlgaros no hicieron grandes cosas, pero pudieron contemplarse a sí mismos con cierta satisfacción. 
Durante cuarenta años cumplieron con la misión geoestratégica que se les había encomendado manteniendo a raya a sus enemigos de siempre. 
El hecho de que el PCB agrupara a un millón de militantes –uno de cada seis adultos del total de la población– es prueba de ello. (…) 
En cuanto al nivel de desarrollo económico, no tuvieron que compararse con los alemanes del oeste y los occidentales, como debían hacerlo cada día los ciudadanos de la RDA o los húngaros con los vecinos austriacos. 
La realidad que circundaba a los búlgaros no les era tan desfavorable. 
En Rumanía, que siempre los habían considerado con el desprecio dedicado a los vecinos pobres, ahora orientaban las antenas de sus televisores para captar los programas búlgaros, aunque muy pocos los entendían. 
Cualquier cosa antes que la miseria de la programación de Ceaucescu reducida a unas pocas horas al día, dedicadas en su mayor parte a la exaltación política. 
Pero no dejaba de ser humillante para cualquier rumano, el tener que pasar por la embajada búlgara en Bucarest para consultar la programación televisiva expuesta al público” (Veiga)
A partir de 1972, se diseñaron políticas para proveer de más cantidad y variedad de bienes de consumo a la población, mejorar la Educación y sobre todo la vivienda. 
Después de haber pasado dos infernales décadas, los 40 y los 50, los búlgaros celebraron esta estabilidad sin dar una voz más alta que otra.
los búlgaros tendrían a responder con apatía más que con rebeldía y oposición (…) Zhivkov no pronunció la palabra disidencia en público hasta 1977 y cuando, unos cuantos años más tarde se publicó en una revista literaria un acróstico en el que podía leerse ‘Abajo Todor Zhivkov’ se limitaría a burlarse afirmando que el régimen no sería derribado por un par de poetas”. (Crampton)
En estos años dorados del comunismo en Europa, en cada país surgió una beautiful people, casi siempre vinculada al poder con lazos dinásticos. 
Si en la URSS tenían a la Galina Brezhneva, la hija del presidente, y sus cotilleos —cito a Robert Service de su Historia de Rusia en el Siglo XX 
“Galina, una alcohólica promiscua, entró en relaciones con un director de circo que lideraba una banda que se dedicaba a robar lingotes de oro”—; 
en Bulgaria estaba Liudmila Zhikova, también hija de presidente, pero sin leyenda negra detrás. 
Luidmila se dedicó a favorecer las artes y las ciencias, siempre atenta a todo aquello que destacase la singularidad de la nacionalidad búlgara, o sea, lo que la distinguía de la rusa. 
Por eso, cuando los 39 años le dio un derrame cerebral, corrió el rumor de que la habían asesinado los rusos.
Y no porque fueran paranoicos. Lo extraño sería que no hubiera habido hipótesis sobre las verdaderas causas de su muerte. 
En 1977, Georgi Markov, un escritor, había revelado informaciones sobre los privilegios de la elite política búlgara. 
Un día, mientras paseaba por Londres, le dispararon un perdigón envenenado desde un paraguas y murió. 
La misma suerte que corrió, con el mismo método del paraguas (imaginen a Bush Jr, cómo hubiera disfrutado si esto sucede en su mandato alertando a los estadounidenses sobre paraguas de destrucción masiva) Vladimir Kostov en París por hablar más de la cuenta sobre la policía secreta búlgara.
Aunque la palma se la llevó el intento de asesinato del Papa. 
Es el único incidente de esta época que no reconoce el estado de Bulgaria, pero una investigación del Parlamento italiano terminada en 2005 les acusaba directamente a ellos. 
El caso y la famosa “pista búlgara” del intento de asesinato del Papa Juan Pablo II —le metieron cuatro tiros al Pontífice, dos balas en las tripas, una en un brazo y otra en una mano— hubieran hecho las delicias del Pedro J. Ramírez más conspiranoico. 
El que disparó era de extrema derecha, pero el caso implicó a traficantes de armas, de drogas, los servicios secretos búlgaros, un sindicalista italiano, la mafia y la logia masónica P-2. Toma tomate.
Atentado al papa
Es posible que todo estuviera orquestado por Andropov desde Moscú, porque el Papa les estaba tocando mucho las narices en Polonia, pero los búlgaros lo que lograron con esto y sus paraguas fue una imagen internacional que daba auténtico y verdadero asco. 
Por eso estaban cargadas de sentido las palabras de Stoichkov cuando dijo en esta página que no le dejaron ser Bota de Oro para que no pareciera que en Bulgaria estaba amañado el campeonato. 
El nivel de paranoia del régimen con la imagen exterior fue considerable y no tuvieron a mano un Fraga que sacarse de la manga para que les montase una campaña publicitaria como la de Spain is different
Tuvieron que amañar un partido para que pareciera que no amañaban partidos. ¡Así es la vida!
Pese a todo, lo que realmente preocupó a Zhivkov no fueron el prestigio perdido por ir por la vida ametrallando papas, sino la subida del precio del petróleo. 
Reagan, de paso, puso restricciones al comercio con los países del Este, lo que supuso una traba importante a su desarrollo tecnológico. 
Y así, de repente, a Bulgaria se le puso crudo importar.
En 1983, Zhivkov dio una conferencia, que se emitió en directo por la radio y la televisión, en la que hizo una denuncia salvaje contra la calidad de los productos búlgaros, argumentando que incluso los productos extranjeros montados en Bulgaria con licencia habían sido ‘bulgarizados’ por la deficiente calidad de la mano de obra y la escasa disciplina laboral” (Crampton)
La medida que se tomó fue implantar una nueva política económica, escudándose en la famosa NEP de Lenin, pero fijándose en lo que estaban haciendo los húngaros por aquel entonces, ir orientando su economía al mercado capitalista poco a poco. 
Las importaciones de maquinaria para este propósito generaron deuda. Para devolverla, hubo que echar mano de lo mejor de la producción nacional para exportarla.
Los búlgaros no sufrieron las privaciones experimentadas en Rumanía por la maniática obsesión de Ceaucescu por acabar con su deuda externa, pero el comprador búlgaro no podía disfrutar de los mejores productos de su país, sobre todo el vino” (Crampton)
Paulatinamente, la URSS, donde el estancamiento empezaba a ser alarmante, fue subiendo el precio del crudo, hasta que a mediados de los 80 se lo pasaba a precio de mercado. 
La nueva política económica de Zhivkov había fracasado y como el viejo truco de ponerse a hacer purgas estalinistas en los 80 ya no iba a funcionar, se fue a por lo que tenía más a mano, la minoría turca. De un día para otro se volvió nacionalista.
En 1985 se dio a los turcos la opción de escoger entre una lista de nombres eslavos y si se negaban o se retrasaban en la elección se les asignaría uno. 
En muchos casos hubo resistencia y hubo que recurrir al ejército, incluidos carros de combate y la unidad de elite de paracaidistas de los boinas rojas. 
Ésta fue la mayor operación del ejército búlgaro desde la Segunda Guerra Mundial (…) incluso se declaró ilegal hablar turco en público” (Crapton)
Casi 300.000 de estos turcoparlantes abandonaron el país, trayendo con ello otro cataclismo económico. 
Difícilmente la cosa podía ir a peor, hasta que Gorbachov puso en marcha la Perestroika. 
Otra vez un viraje soviético cogía en fuera de juego a los obedientes líderes de las repúblicas populares. 
Los búlgaros, que sintonizaban cadenas de televisión de la URSS, vieron cómo por la Glasnost (apertura en la libertad de expresión) se ponía a parir los fundamentos del régimen en el que vivían. 
El diez de noviembre, un día después de la caída del muro de Berlín, Zhivkov dimitió. Y no se enteró nadie, porque todo el planeta estaba pendiente del concierto de David Hasselhof en Berlín.
En agosto de 1990, un montón de tíos con pantalones cortos, bermudas de flores y bañadores fosforitos, prendieron fuego a la sede del Partido Comunista. 
Un suceso simbólico que marcaba el final de una época, sí. 
Pero en las elecciones de 1994 los comunistas vencieron en las elecciones con mayoría absoluta. Esta vez sin la ayuda de los agrarios con los que formaron coalición de gobierno hasta 1990, por fin, cuando el comunismo se había hundido el todo el mundo ¡ellos lograban gobernaban en solitario!
Lo cierto es que lo que hay detrás de esta penúltima paradoja de su historia es bastante prosaico. Mientras pudo gobernar la oposición, se tuvo que tragar la terrible crisis económica de la transición económica al capitalismo. 
Lo más grave fue que redujeron sus relaciones comerciales con países como Iraq y Libia para caer simpáticos en Occidente y recibir ayudas de la UE y el Banco Mundial. 
Además, fueron partícipes de las sanciones a Serbia y Montenegro durante los 90, lo que cerró una de sus principales arterias comerciales. 
El coste de lo que se dejaron al finiquitar sus relaciones con libios e iraquíes, así como con el país vecino, dice Crampton que equivalía a toda la deuda externa de Bulgaria.
Pero lo peor fue que el gobierno de Videnov salido de las urnas en 1994, cuando fue a negociar con Yeltsin para comprar gas ruso, le obligó a asegurar que no iba a entrar nunca en la OTAN. 
Algo que no entraba en sus planes, ni mucho menos, pero consideró una humillación el encuentro. El mandatario ruso, aficionado como era a apagar los fuegos con gasolina, sugirió que Bulgaria y Bielorrusia podían integrarse en Rusia. El pueblo búlgaro se enfureció.
No resulta por tanto sorprendente que el gobierno ofreciera un apoyo diplomático pleno a la operación de la OTAN en Kosovo, permitiendo a los aviones de la OTAN el uso del espacio aéreo búlgaro, un privilegio que le había sido negado a los aviones rusos cuando estos necesitaban hacer llegar suministros a las tropas que habían desplazado desde Bosnia hasta el aeropuerto de Pristina en junio de 1999”.
Después del 11S, Bulgaria cedió tropas e instalaciones para la invasión de Afganistán e Iraq. En este país, murieron 13 soldados y seis civiles. 
En 2004, estaban dentro de la OTAN. 
En 2007, en la UE. 
Dada la “estable” situación en la que se encuentra el continente, a ver si los hermanos búlgaros no tienen que sorprendernos todavía con más breakdance diplomático. 
Por lo pronto, en este espacio tan solo diremos que si vives en Sofía, tienes a una hora las playas griegas, dos de las ciudades más divertidas del Este de Europa, Bucarest y Belgrado, a la distancia que hay entre Madrid y Valencia. 
La Bulgaria comunista 3
Y si te gusta el rollo Benidorm, tienes la costa del Mar Negro tomada por ingleses y rusos. 
Con una tradición política que sabe bailar break tan bien, que nadie desdeñe este lugar como refugio cuando Mad Max llegue a nuestra zona de Europa. Ah, y los tomates saben a tomates

  • Menéame

Si nos han de robar, 
que sean otros y no los mismos de siempre

Si como votantes, no nos escuchan
como consumidores, lo harán
boicoetemos sus empresas.
Llevamos las de ganar. 

Como acabar con la ESTAFA de las ELÉCTRICAS... de una puta vez pasando de los Vendepatrias del Bipartidismo

Ante el robo continuo y escandaloso por parte de las eléctricas y sus abusos en el recibo de la luz
propongo... 
actuar todos unidos como consumidores
contratando TODOS 
o en su defecto una gran mayoría,
  otra compañia eléctrica que no sea ninguna de estas dos (ENDESA - IBERDROLA) y cambiarnos a otra cualquiera de las muchas ofertas que existen hoy en día.

De tal forma que no les quede otra a las grandes que plegarse a nuestras demandas de una tarifa más justa y mucho más barata
o atenerse a las consecuencias 
de seguir con su estafa.

En nuestra mano está que siga este robo o cortar por lo sano para que no nos sigan mangoneando

ARMAK de ODELOT

Canción del Indignado Global

(solo pá Mentes preclaras 

libres de Polvo y Cargas)

Si me han de matar que sea,
 un Trump que de frente va

  no un Obama traicionero, 

que me venga por detrás.


Éstos del bipartidismo, 

a nadie ya se la dan

Tanto monta, monta tanto,

ser sociata o liberal.


Que harto me tienen sus cuentos, 

de crisis y guerras sin más

Cuando no hay bandera que tape, 

la ansia de un criminal.


Daños colaterales son, 

inocentes masacrar

si lo hiciéramos con ellos, 

no habría ni una guerra más.


Por eso pasa que pasa, 

que nadie se alista ya

a no ser que la CIA pague,
 
como al ISIS del MOSAD


A mí, que nunca me busquen, 

ni me llamen pá luchar.

Que yo no mato por nadie. 

Yo mato por no matar.


La paz de los cementerios 

es la paz del capital

Si soy rojo es porque quiero, 

en vida, vivir en paz.


Hoy tan solo mata el hambre, 

del rico por tener más 

Con el cómplice silencio, 

de toítos los demás.


Que preferimos taparnos, 

los ojos pá no pensar

O mirar pá otro lado, 

pensando que el mal se irá.


Creer que lo que a otro pasa, 

no nos tiene que importar.

Cá palo aguante su vela, 

repetimos sin cesar.


Éste es el mantra egoísta 

que rula por la sociedad

como si lo que le pase a otro, 

no te pueda a tí pasar


Más todo, cuán boomerang vuelve, 

al sitio de donde partió

y tal vez ocupes mañana, 

el sitio que otro dejó.


Mil pobres ceban a un rico, 

otros mil le dan jornal,

y otros cuantos dan su vida 

porque todo siga igual. 


Que no me coman la oreja, 

que no me creo ya ná

de sus guerras, sus estafas, 

ni su calentamiento global


Tan solo vuestras mentiras, 

esconden una verdad

que unos pocos están arriba 

y abajo tós los demás.


Da igual que seas ateo, 

cristiano o musulmán.

Solo los elegidos, 

el paraíso verán.


Hay medios alternativos, 

amarillos muchos más.

Unos más rojos que otros. 

Los menos, de radikal.


Más todos tienen su cosa, 

y a todos hay que hojear

Que comparando se tiene 

opinión más general.


Qué de tó aprende uno. 

Nadie tiene la verdad.

Ser más papista que el Papa, 

no es garantía de ná.


Solo creo en lo que veo, 

díjome santo Tomás, 

que el que a ciegas se conduce, 

no para de tropezar.


Y al enemigo, ni agua, 

ni nunca contemporizar

No dudes, tarde o temprano, 

siempre te la jugará.


No hay que seguir a nadie 

y a todos hay que escuchar.

Si tu conciencia te guía, 

de nada te arrepentirás.


Dá gusto ver a los ricos, 

pegarse por serlo más

mientras en eso se hallen, 

quizás nos dejen en paz.


Si te crees o no sus mentiras, 

a ellos les dá igual.

Con tomarlas por veraces, 

les basta para actuar. 


Que no me cuenten más cuentos, 

que tós me los sé yo ya.

Se demoniza a cualquiera

que no se deje robar.



No basta con ser un santo, 

sino ser de"su santoral"

Como la cojan contigo, 

no te valdrá ni el rezar.


Pensamiento único llaman. 

Anteojeras pá no pensar

más que en la zanahoria. 

El palo irá por detrás.


Si no crees en lo dictado, 

anti-sistema serás

Y por mucho bien que hagas, 

te van a demonizar.


Que no me coman la oreja, 

que a mí, no me la dan.

Que me sé todos sus cuentos 

y también, cada final.


Si de cañon, quieren carne, 

pál matadero llevar

que busquen a otro tonto, 

que este tonto no va más



No se ha visto en tóa la historia, 

otra estafa sin igual.

Que la madre tóas las crisis, 

que creó el capital


Y cuando tan ricamente, 

uno estaba en su sofá

Relajado y a cubierto, 

de inclemencias y demás,


te cortan sin previo aviso

el grifo de tu maná. 


Y te dejan sin tus sueños,
 
sin trabajo y sin hogar


y pá colmo y regodeo 

de propios y extraños, van

y te dicen como aviso

que al rojo no hay que escuchar


que son peores que el lobo,

del cuento y mucho más

y que si vas y los votas

toíto te lo robarán.



Si como votantes, no nos escuchan

como consumidores lo harán.

Boicoetemos sus empresas

Llevamos las de ganar. 


Si no queda más remedio

que dejarnos de robar

que sea otro y no el de siempre

tal vez así, aprenderá


No hay pan pá tanto chorizo,

dicen, cuando lo que sobra es pan.

Lo que no hay es un par de huevos
 
pá que no nos choriceen más.


Resultado de imagen de eladio fernandez refugiados suecia

Ellos tienen de tó

los demás, cuasi-de-ná

mas ellos son cuatro mierdas

y nosotros sémos más.


La próxima revolución 

contra las corporaciones será

y si ésta no se gana 

no habrá ninguna ya más.

Quien sepa entender que entienda

lo que digo es pá mascar

despacio y con buena conciencia.

Mi tiempo no dá... pá más


Armak de Odelot


Dicen: 

No será televisada, 

la próxima revolución.

Más como nadie se fía 

de lo que se nos dice hoy en día,

pasamos los días enteros, 

tumbados en el sofá

delante la caja tonta,

 por no perder el momento
del pase de la procesión 
que tós llevamos por dentro